El plan de ahorro

RESIDENCIAL. Se recomienda reducir la iluminación interior y exterior, y en la medida de lo posible, sustituir las lámparas de mayor uso por lámparas de bajo consumo. Reducir temperatura de equipos acondicionados a 20 grados y calefones a 50 grados. Reducir frecuencia y temperatura de uso de secarropas, lavavajillas, lavarropas, hornos eléctricos, estufas y planchas, y reducir tiempo de uso. Descongelar periódicamente heladeras y freezers, mantener la heladera alejada de la pared y fuentes de calor, revisar burletes, limpiar la parte posterior de la misma y evitar introducir alimentos calientes. Desconectar todos los equipos mientras no son utilizados. Reducir el uso de ascensores.

COMERCIO. En locales comerciales e industriales se recomiendan adoptar medidas similares.