El presidente defendió liberalismo económico

“Reclamamos que el liberalismo político y el liberalismo económico vayan de la mano, porque el autoritarismo político es a la democracia lo que el proteccionismo es al comercio internacional”, dijo ayer Vázquez durante un discurso pronunciado en la 36ª conferencia anual del Consejo de las Américas.

Si Uruguay no firma un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos es porque ese país aplica barreras a una lista de unos trescientos productos, según ha argumentado Vázquez.

Pero el presidente sellará esta mañana con su homólogo norteamericano, George Bush, un “amplio” acuerdo comercial y ayer aseguró ante el selecto foro de empresarios norteamericanos -donde también habló la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice- que “Uruguay está interesado en trabajar con Estados Unidos para profundizar el marco legal entre ambos países para mejorar nuestro acceso a los mercados en bienes y servicios”.

“Nos interesa -¡claro que nos interesa!- mejorar nuestro acceso al mercado estadounidense en los sectores carne, lácteos, textiles y software, por citar apenas algunos de aquellos en los cuales somos competitivos”, agregó Vázquez.

Para ello, el mandatario afirmó que “Uruguay también está dispuesto a perfeccionar la normativa y las reglas comerciales que regulan los intercambios entre ambos países, como ya lo hicimos en el área de las inversiones mediante el tratado bilateral firmado en noviembre del año 2005”.

En contrapartida, reclamó “la oportunidad de competir en igualdad de condiciones en lo que sabemos somos eficientes” y que “el liberalismo económico sea efectivamente tal para todos los sectores del comercio”.

Vázquez hizo hincapié en el tratado de inversiones como antecedente. “Para nosotros ese Tratado no es un hecho excepcional. Uruguay tiene acuerdos similares con otros 25 países, pero es un hecho de especial relevancia si se tiene en cuenta la significación de la contraparte”, señaló.

A la hora de insistir en la caída de las barreras proteccionistas, Vázquez llamó a “terminar con el comercio administrado y hacer realidad la idea de que el liberalismo económico es igual para todos los sectores del comercio”, dentro de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

INTEGRACIÓN

La crisis actual del Mercosur y, en particular, el conflicto entre Uruguay y Argentina no fueron soslayados por Vázquez a la hora de fundamentar su propósito de acrecentar el relacionamiento con Estados Unidos.

“Asumimos que el Mercosur, que echamos a andar hace 15 años con nuestros hermanos de Argentina, Brasil y Paraguay, tiene dificultades, limitaciones y bloqueos que -entre otras manifestaciones- hoy lamentablemente se expresa en el diferendo planteado entre Uruguay y Argentina en torno al impacto ambiental que eventualmente provocaría la instalación de plantas de producción de celulosa en territorio uruguayo”, informó Vázquez.

Por eso dejó sentado que el “compromiso con el Mercosur no excluye un amplio sistema de relaciones internacionales que abarca también relaciones bilaterales con otros países”.

“En ese contexto se inscribe nuestro relacionamiento con Estados Unidos. Un relacionamiento que viene de lejos y que deseamos vaya más lejos aun; un relacionamiento que por ser tal tiene mucho de encuentro pero que no ha estado libre de algunos desencuentros por los cuales es bueno que cada quien asuma sus responsabilidades, para que los mismos no vuelvan a suceder porque las diferencias entre los gobiernos las pagan generalmente los pueblos”, manifestó.

Y añadió: “Respetamos a todos y no aceptamos tutelajes; pero, obviamente, no vivimos de espaldas al mundo”.

Vázquez dijo buscar una “integración regional que trascienda las siglas, la retórica y el protocolo de las reuniones y fotos oficiales”.