El producto creció 12,3% en 2004

La producción del país creció un 12,3% en 2004 frente a los niveles de 2003, según datos del Banco Central. Se trata de una cifra récord en los últimos 50 años para los que se dispone de estadísticas oficiales de Cuentas Nacionales (el máximo anterior había sido un 8,9% en 1986).

Según el informe del Banco Central, el excepcional resultado se debió a la reactivación del mercado interno, el buen desempeño de la oferta agropecuaria y la mayor demanda externa de productos agroindustriales y otros productos manufactureros. El repunte de la demanda interna se manifestó en el aumento del consumo privado y el incremento de las importaciones de bienes de consumo, intermedios (insumos) y de capital (inversión).

trimestre. El nivel de actividad económica creció un 1,8% en octubre-diciembre con relación al tercer trimestre de 2004. La tasa resultó similar a la del primer trimestre del año (1,7%), pero menor a la de los otros dos trimestres (3,2% en abril-junio y 3,1% en julio-setiembre).

Se trata del octavo trimestre consecutivo de crecimiento, en el que la economía acumuló un avance de 27,1%. Pese a ello, el Producto Interno Bruto todavía debe aumentar un 4,4% más para recuperar el nivel del último máximo previo a la crisis, que fue alcanzado en el tercer trimestre de 1998.

Todos los sectores registraron crecimiento positivos en octubre-diciembre, destacándose por su peso en el total el comercio, restoranes y hoteles, la industria manufacturera y el agro.

También todos los sectores de actividad exhibieron resultados positivos al comparar todo el año 2004 con el 2003.

La industria manufacturera se destacó con un aumento de 21,7%, aportando casi un tercio del incremento total de la producción. De acuerdo con el comunicado del BCU, los factores más relevantes que impulsaron la producción industrial fueron la recuperación de la demanda interna y el incremento de la demanda externa. Todas las ramas industriales incrementaron su producción, resaltando las performances de la alimenticia (frigoríficos, alimentos diversos, tabaco, cerveza y lácteos), la química (abonos y plaguicidas, además de la refinería de petróleo) y la de productos metálicos, maquinaria y equipos.

También tuvieron un peso relevante los sectores de servicios y derechos de importación, el comercio, el agro y el transporte.

DEMANDA. El fortísimo incremento de la producción fue impulsado tanto por la demanda interna privada como por la externa. Si bien la demanda del sector público también exhibió tasas positivas, éstas fueron muy escasas debido a las fuertes restricciones que existen en el frente fiscal.

Un hecho a destacar es el pronunciado incremento de la inversión privada (42,7%), elemento fundamental para asegurar una senda de crecimiento sostenible en el futuro.