El radar del aeropuerto de Carrasco falla y emitió información errónea

El radar del aeropuerto de Carrasco no solo tiene un promedio de siete fallas por mes sino que también brinda información errónea, según informó ayer un grupo de controladores aéreos en la comisión de Defensa de Diputados.
Los trabajadores anunciaron que efectuaron decenas de denuncias por los desperfectos ante el ministerio de Defensa, las cuales nunca fueron contestadas.

El diputado nacionalista Javier García convocará a la titular de la cartera, Azucena Berrutti, para que desmienta o ratifique la información que dieron los funcionarios.

“La idea es no crear una alarma infundada, pero al mismo tiempo no ser negligentes porque está en riesgo la vida de miles de personas”, sostuvo el legislador blanco.

El Observador publicó el pasado martes 8 que el radar del aeropuerto de Carrasco tuvieron 48 fallas en los últimos siete meses. La información fue ratificada ayer por los controladores aéreos. Los funcionarios aportaron un nuevo dato. El 5 de mayo, el radar, que supuestamente funcionaba bien, emitió información errónea en dos ocasiones.

En uno de los casos indicó que el avión estaba en descenso pero el piloto se reportó y dijo que estaba volando en forma nivelada. En otro, marcó que el avión presentaba cambios de nivel, mientras que el piloto sostuvo que estaba viajando en forma nivelada.

“Estamos ingresando en un sistema de caos porque ni los radares ni la comunicación funcionan bien”, expresó uno de los representantes de los controladores aéreos.


Documento. Los funcionarios dejaron a los diputados un documento en el que se detalla el estado en que se encuentra la base operativa en Carrasco.

El informe dice que sigue existiendo “graves problemas de comunicaciones con aeronaves que vuelan al Norte del país”.

Agrega que se producen “interferencias en las frecuencias de Centro de Control, de aproximación y de algunas torres, dificultando el control del tránsito aéreo”.

“El nuevo sistema de radar presenta duplicaciones de aeronaves y ecos falsos en la pantalla y que se otorga información errónea”, indica el texto que está en poder de los diputados.

Añade que “los monitoreos por parte de los controladores reflejaron que está inestable y que los señales no son confiables”.

En el documento, los trabajadores expresan que los desperfectos de los equipos recaen sobre los hombros de los funcionarios y que si no ha habido ninguna colisión es gracias a que “los controladores mantienen los parámetros de seguridad”.

Los funcionarios manifestaron que han “alertado durante todos estos años las fallas latentes que pueden desencadenar en un hecho fatal”.

“Se nos tilda de alarmistas por decir, nosotros pensamos que hay que hablar para solucionar. No es necesario pasar por las situaciones que pasaron a nuestros países hermanos”, agregaron en alusión a Argentina.