El resultado fiscal global se mantiene equilibrado

Pese a ello, el gasto primario -excluidos los pagos de intereses de la deuda- del sector público no financiero continuaron aumentando a un mayor ritmo que el del Producto Interno Bruto (PIB), lo que marca una alerta de cara al futuro, y una diferencia con lo ocurrido en 2006.

En efecto, los egresos primarios tuvieron un incremento de 7,1% real en el año móvil terminado en julio, porcentaje que se ubicaría por encima del que tendrá el nivel de actividad en ese mismo lapso. Pese a que no están los números oficiales del segundo trimestre, analistas privados esperan un alza de 6% para dicho período.

preocupación. Esta semana varios economistas advirtieron de nuevo sobre el «sesgo procíclico» del gasto que se está dando en 2007 frente al comportamiento neutro que existió desde el inicio la administración.

En su columna en el suplemento Economía y Mercado el ex director de OPP, Javier de Haedo, dijo que ante las turbulencias en los mercados internacionales «la necesidad de afinar el manejo fiscal es urgente». Opinó que a diferencia de 2006, este año el gasto primario real sube más que el producto «a pesar que también sube la tasa de inflación que se esperaba que bajara».

De Haedo proyectó que durante este año el gasto primario real crecerá 6,1% cuando el PIB lo hará 5%.

En una presentación de KPMG, el martes, el economista de la consultora, Marcelo Sibille, dijo que la política fiscal es «neutral al ciclo» aunque con «sesgo procíclico».

Por su parte, el economista de Tea Deloitte, Pablo Rosselli, dijo a El País que sería «prudente» ir a un superávit primario mayor, dada la actual volatilidad internacional. Sostuvo que si se materializan los aumentos del gasto previstos, se irá a una política fiscal «expansiva» a diferencia de los años anteriores.

resultado. En el año móvil terminado en julio, el sector público obtuvo un resultado global de $ 229 millones, lo que expresado en términos del PIB alcanzó al 0,05%. Ese ratio mostró una leve desmejora frente al guarismo alcanzado en los 12 meses terminados en junio (0,16%), y en el año finalizado en mayo (0,32%).

Para todo este año el equipo económico había estimado, al inicio de 2007, que esa relación sería deficitaria en 0,9% del producto.

A su vez, el resultado primario -sin tener en cuenta los intereses de la deuda pública- mostró un superávit de $ 20.648 millones en los 12 meses terminados en julio, lo que representó un 4,17% respecto al PIB de ese período.

Este ratio también mostró una desmejora si se compara frente a los guarismos de los años móviles concluidos en junio (4,3%), y en mayo (4,43%).

La desmejora en las cuentas fiscales en los 12 meses a julio respecto al año móvil terminado en junio, se debió a que el aumento de los egresos como porcentaje del producto fue mayor al alza de los ingresos en términos del nivel de actividad.

El gasto primario del sector público no financiero se ubicó en julio en 25,95% del PIB (en junio era 25,49% del producto), mientras que los ingresos del sector público no financiero representaron 30,2% del producto (29,8% del PIB en junio).

El factor que incidió más en esa mayor participación del gasto en el producto, fueron las inversiones, que en el año móvil a junio significaban el 2,59% del PIB, y en los 12 meses a julio representaban el 3,1%.

En un comunicado divulgado el mes anterior, Economía había explicado que en este mes habría un menor resultado, ya que en junio se había producido una «sub-ejecución» de inversiones por parte del gobierno central y por las empresas públicas.

Las inversiones del gobierno central y las empresas públicas tuvieron un incremento real de 31% en los doce meses terminados en julio.

Otro factor que explicó las menores ganancias en julio, fue el leve aumento en el rubro remuneraciones. En el año a julio tuvieron un incremento de 5,6% en términos reales, es decir levemente por debajo de lo que se espera que se expanda el producto.

En tanto, no hubo una suba el mes pasado, en términos del producto, en los rubros pasividades y en los gastos no personales. A su vez, las intendencias tuvieron un resultado primario negativo en julio, de $ 72 millones, pero en el año cerrado en ese mes acumularon ganancias de $ 368 millones (0,07% del producto)

El gobierno espera para fin de este año ganancias de los gobiernos departamentales 0,1% del PIB.