El reverdecer del Centro. 18 de Julio.

Ya había sufrido el embate del shopping, el gran templo de compras que irrumpió en 1985, con estacionamientos para vehículos, guardias de seguridad y un confort como paseo de compras que los consumidores no encontraban en las galerías de la avenida 18 de Julio. Luego soportó la política municipal de estacionamiento tarifado-cepo que la hizo tambalear aun más.

Pero, en el presente, alcanza con caminar por la principal avenida de Montevideo para advertir un movimiento comercial que no se observaba hace cinco años.

Los propietarios de comercios ubicados en 18 de Julio consultados por Café &Negocios coincidieron en que hay más ventas en los diferentes rubros, principalmente en el sector de la vestimenta, que se refuerza por el aumento de clientes en los días previos al Día de la Madre, y en el ya institucionalizado Día del Centro, cuando el público se ve beneficiado por descuentos (no se paga el IVA y hay financiación especial de ciertas tarjetas de crédito) y promociones.

No hay datos específicos sobre la actividad de esa zona neurálgica. La Encuesta de Comercio y Servicios (de la Cámara de Comercio) muestra el desempeño en general del sector. No obstante, de ella se puede inferir que el Centro se está beneficiando de la buena marcha de la economía.

Es evidente que la primera explicación es el aumento del gasto de las familias en bienes y servicios que aumentó 8,2% en 2011, y 13,7% en 2010, según datos del Banco Central.

Los shopping centers fueron los negocios que más se alimentaron de esa torta del consumo, pero también contribuyó a aumentar los negocios en los comercios del Centro.

A eso hay que agregar el incremento del número de turistas que de 2 millones anuales en 2010 pasó a casi 3 millones en 2011. Montevideo es el departamento que más turistas recibe, con algo más de 854 mil anuales. Y una buena parte de esos visitantes se movilizan por el Centro. Propietarios de restaurantes dijeron que los visitantes extranjeros es lo que está permitiendo profundizar la suba de las ventas de ese subsector.

El cambio en el régimen del estacionamiento tarifado también favoreció el Centro. Durante la administración municipal de Mariano Arana, el servicio de estacionamiento era «muy caro» y, además, la comuna encepaba los vehículos que se pasaran «un minuto» del horario contratado. En la actualidad, el servicio es «más amable con el usuario (se puede contratar el estacionamiento por teléfono, no existe el cepo para infracciones por este caso, horario más reducido que en el pasado y las tarifas bajaron «sustancialmente)», dijo Federico Celsi, propietario del bar Facal, que es el establecimiento de comidas con más años de la principal avenida. «Es un buen servicio», dijo Celsi.

Además, es la zona que tiene más parking y estacionamientos de vehículos de Montevideo.

Un dato elocuente surge del estudio realizado por la consultora Equipos Mori a mediados de 2010. El trabajo reveló que unas 311 mil personas concurrieron al Centro en la «última semana» y alrededor de 466 mil en el último mes (ver infografía).

Según el estudio, 55% de quienes concurren al Centro lo hacen para «compras», 39% para realizar trámites o pagar cuentas y 25% por motivos de estudio o trabajo.

El presidente del grupo Centro, Nelson Gagliardi, aseguró que desde plaza Independencia hasta la Universidad no hay más de dos locales comerciales vacíos, lo que para él es una clara señal del aumento del movimiento comercial. «Los valores de arrendamiento están en los máximos históricos», agregó.

El experto inmobiliario Julio Villamide cree que la mejora del Centro se refleja en un aumento del precio y de la demanda de inmuebles. Estima que si continúa la racha de crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI),en 10 años se concretarán proyectos edilicios que cambiarán por completo la fisonomía del Centro.

«La percepción es que el Centro se está revalorizando desde el punto de vista inmobiliario porque había quedado muy rezagado y ahora resulta muy atractivo», dijo.

Comentó que se están aprobando «varios proyectos al amparo de la ley de vivienda social» para el Centro. «Creo que si sigue la expansión económica, las tasas bajas y el aumento del ingreso de las familias en términos reales, en tres o cuatro años el escenario del Centro, desde el punto de vista inmobiliario, va a cambiar con nuevos proyectos», estimó.

«La zona también se vio favorecida por la cantidad y calidad de los teatros» como el Solís y las diferentes salas del Sodre, dijo Gagliardi.

El Centro se deterioró fundamentalmente por la crisis económica y luego por el impacto de los nuevos centros comerciales y el viejo estacionamiento tarifado, explicó el empresario.

Las perpendiculares a 18 de Julio también se están beneficiando y ya se advierte una tendencia a que existan calles paralelas al centro que se especializan en determinados rubros: tapizados, música o informática. «En la medida en que no hay más locales en 18 de Julio, el comercio empieza a desparramarse hacia las calles más cercanas», explicó el titular del Grupo Centro que ahora agrupa comercios de Ciudad Vieja y Cordón. Existen alrededor de 2.000 locales comerciales, de los que 500 son socios de la gremial.

Los consultados dijeron que se terminó «el mito» de que el Centro tiene más problemas de seguridad que otras zonas de la capital y se apoyan en los datos del Ministerio del Interior. También destacan que 18 de Julio está limpia, aunque esto no es lo que se observa en las calles adyacentes, donde se puede ver gente durmiendo en las veredas, como en las calles Soriano o Colonia y en las inmediaciones de la plaza Cagancha.

Más allá de esos problemas puntuales, el Centro sigue dando la batalla como centro comercial y hay quienes sueñan con la época que brillaba el London París y que el Palacio Salvo era el edificio más alto de Sudamérica.