Eliminan adicional al IRP y suprimen Cofis de tarifas

El ministro de Economía, Isaac Alfie, anunció ayer la eliminación de todos los adicionales del Impuesto a las Retribuciones Personales (IRP) a los trabajadores y del Cofis que se aplica a las tarifas de las empresas públicas a partir del 1° de agosto. También dio a conocer la decisión del gobierno de subir la meta de superávit primario de 3,2% a 3,4% del PBI y anunció la emisión un bono por US$ 250 millones (ver página 13).
Alfie disertó ayer durante un atestado almuerzo de la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM). Los empresarios que aplaudieron los anuncios y el acto contó con la presencia del gobierno en pleno con el presidente Jorge Batlle a la cabeza.

En abril el gobierno había eliminado el adicional IRP hasta 15 salarios mínimos. Ahora se suprimieron los adicionales a los salarios y los que gravaban las comisiones, que baja del 10,5% al 9%. También se suprimen los adicionales a la renta, al agro, a la industria y al comercio del 35% al 30%. En materia de IRP hoy los beneficiados son los que ganan sueldos mayores a 15 salarios mínimos ($ 19.650) porque a los que ganan por debajo ya se les habían eliminado el adicional (ver cuadro). Sacando los adicionales el impuesto vuelve a ser tan regresivo como al principio, porque se pone la misma tasa a quienes ganan más de $ 8.000 o llegan a los $ 80.000 o más.


Baja de tarifas. Según el ministro Alfie, la eliminación del Cofis en las tarifas públicas de UTE, OSE y ANTEL, redunda en una baja de estas tarifas de 2,9% y neutraliza prácticamente el aumento registrado entre junio y julio de este año.

El ministro explicó que esta serie de medidas se pueden tomar gracias al crecimiento de la actividad económica y de la recaudación, aunque reafirmó “el obstinamiento (del gobierno) en mantener los gastos bajo control”. Alfie sostuvo que las eliminaciones van directamente al bolsillo de la gente sin intermediarios.

El secretario de Estado subrayó que constituye una obligación moral devolver a la sociedad los impuestos de emergencia que se le solicitaron en 2002 en momentos de angustia. “Lo hacemos con la serenidad de que el resultado fiscal va a ser mejor que el comprometido y estimado al principio del año, y todas las proyecciones indican que va a ser mejor aún el año que viene si se sigue esta línea de conducta”, apuntó.

El gobierno deja de recaudar aproximadamente $ 1.800 millones por año a partir de las eliminaciones decididas. Alfie sostuvo que no se tomó la decisión de eliminación de impuestos en forma “alocada”, sino que los números están verificados y la recaudación mantiene una tendencia de crecimiento.

Ante una pregunta del auditorio, el secretario de Estado negó que las eliminaciones de adicionales de IRP y del Cofis para tarifas públicas se trate de una medida electoralistas y dijo que se basa en que la crisis llegó a su fin.

“Nada tiene que ver (con el año electoral) y lo hubiéramos hecho de todas maneras, porque las propias leyes decían que el Cofis era transitorio. El Cofis se podría eliminar o reducir cuando el déficit fiscal esté por debajo del 2,5% y hoy estamos en 2%”, explicó.

En ese momento el presidente Jorge Batlle gritó desde la primera fila con ironía: “Cuando el gobierno pone impuestos hace mal, y cuando los devuelve también hace mal”. El mandatario pasó todo el almuerzo realizando acotaciones a viva voz que eran recogidas por el ministro de Economía.

Alfie subrayó además la necesidad de la competencia y de enfrentar decididamente la demagogia y no ceder a corporativismos que destruyen la sociedad. Deslizó también críticas a la izquierda.