Emigración uruguaya tiene el rostro joven

En la revisión de las proyecciones de la población realizadas en 2005, el Instituto Nacional de Estadística estimó que el saldo de emigrantes en el período 1996 y 2005 fue de 122.000 personas. Si bien en el 2006 no existen datos que puedan brindar esa información de forma precisa, el Informe sobre migración internacional, basado en la Encuesta Nacional de Hogares Ampliada 2006 del INE, aportó nuevas cifras.
Dicho informe indicó que el 55% de las personas que decidieron abandonar el país entre los años 2000 y 2006 fueron jóvenes de entre 20 y 29 años. Cuando salieron del país, el 60% eran hijos del jefe o jefa del hogar, lo que evidencia que la emigración en los jóvenes tiene mucho que ver con la emancipación del hogar.
A su vez, España y Estados Unidos siguen siendo los países más elegidos por quienes buscan nuevas oportunidades en el exterior, ya que concentran el 70% de las opciones de destino migratorio. Por otra parte, Argentina, que en décadas anteriores incorporaba la mitad de los emigrantes uruguayos, recibió solamente el 11,9% y Brasil, el 4,7%.
Con respecto a las razones de la emigración, el argumento de mayor peso sigue siendo el de las dificultades en el mercado de trabajo.
Por otra parte, la encuesta indicó que, si bien los vínculos con los familiares en el país se consideran fuertes, más de la mitad no ha podido regresar desde el momento de su partida.
No obstante, el 31% envía ayuda económica a sus hogares en Uruguay, aunque esto varía en función del país de residencia: de los que están en Argentina, sólo el 10% envía remesas, mientras que el 50% de los que están en Estados Unidos lo hace. El volumen total de las remesas se estimó en 38,5 millones de dólares para el 2006.