Empeoran los pronósticos sobre la economía mundial

Datos desalentadores sobre la economía estadounidense, medidas aventuradas por parte de las autoridades europeas y una reducción de las expectativas de crecimiento del Fondo Monetario Internacional (FMI) a nivel global, marcaron ayer la tónica de una jornada en que las bolsas respondieron con un nuevo y profundo retroceso.
En EEUU, un informe del Departamento del Trabajo dio cuenta de un crecimiento acelerado del nivel de desempleo, que alcanzó su mayor nivel desde febrero de 1983. Por otra parte, los comercios minoristas del país dijeron que sus ventas se desplomaron el mes pasado al peor nivel de octubre en varias décadas, debido a que el agravamiento de la crisis financiera y la creciente ola de despidos redujeron el gasto en consumo de los hogares.

Al mismo tiempo, el Banco Central Europeo (BCE) recortó su tasa de interés de referencia en medio punto porcentual, ubicándola en 3,25%, como un nuevo esfuerzo por espantar la inminente recesión que se cierne sobre el continente.

El Banco de Inglaterra, en tanto, recortó sus tasas en un récord de 1,5 puntos, hasta el 3%. Los analistas interpretaron la medida como una señal de que las perspectivas podrían ser incluso peores de lo que se pensaba hasta el momento. Otros tres países europeos que no utilizan el euro como moneda oficial –Suiza, Dinamarca y la República Checa–, se unieron a la medida y recortaron también sus tipos.

El 8 de octubre, el BCE ya había reducido su tasa de interés en medio punto en una acción coordinada inédita junto a la Reserva Federal estadounidense (FED) y otros cinco bancos centrales, para estimular a los debilitados mercados financieros.

Aún así, el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, admitió la posibilidad de que la institución proceda próximamente a un nuevo recorte de sus tasas.

Menor crecimiento. Los temores a una recesión en Europa fueron avivados por un pronóstico del Fondo Monetario Internacional (FMI), según el cual el crecimiento de la Eurozona se contraerá en medio punto porcentual en 2009.

El FMI también consideró que el próximo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, enfrentará un difícil escenario, ya que la economía norteamericana sufriría una contracción de 0,7% en 2009, cuando el mes pasado había pronosticado un crecimiento de 0,1% para el mismo período.

Los países desarrollados tendrían así su primer contracción económica desde la Segunda Guerra Mundial. El organismo estima que las condiciones mundiales empeoraron a raíz de la retracción crediticia mundial, que golpeó a la banca y a los mercados financieros.

América Latina, como el resto de regiones en desarrollo, sufrirá las consecuencias de la crisis en el próximo año. Tras un crecimiento del 4,5% en 2008, apenas sin cambios, en 2009 crecerá a una tasa de 2,5%, según el FMI.

Según el informe, Brasil crecerá 5,2% en 2008, y 3% en 2009 –medio punto por debajo de la estimación de octubre–.

El ministro de hacienda brasileño salió al encuentro de los datos. “Podemos afirmar que el crecimiento va a continuar en la economía brasileña, claro que no va a seguir en el mismo nivel de antes de esta crisis, pero tampoco necesitamos crecer a 5,5% o 6%”, señaló. “Nuestra perspectiva es crecer a algo cercano al 4% en 2009, que será el año de ajuste de la crisis”.

Bolsas. Las esperanzas de que la victoria de Obama restaurara la confianza en los mercados se desinflaron con las fuertes pérdidas registradas en las bolsas de Asia, Europa, Nueva York y América Latina. Así, el Dow Jones cayó 4,85% y volvió a situarse por debajo de los 9.000 puntos, el Nasdaq retrocedió 4,34%. y el S&P 500, 5,03%.

Las plazas latinoamericanas siguieron la misma tendencia a la baja. La Bolsa de San Pablo cerró con una pérdida de 3,77%.

En Europa, Londres perdió 5,70%, París 6,38%, Fráncfort 6,84% y Moscú más de 6%. (El Observador, AFP, AP y EFE)