Empleadores podrán compensar hasta el 50% de horas extras con días francos

Entre otros aspectos se fija un límite de 200 horas extras anuales para los trabajadores que pueden ser compensadas hasta en un 50% con descanso. También se permite que la licencia anual se fraccione en tres y que la jornada de trabajo semanal surja de un acuerdo entre partes.

En su exposición de motivos sostiene el Ejecutivo que el texto procura dar respuestas a la competitividad de las empresas y el crecimiento del desempleo. Señala que un diagnóstico el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social mostró que «en la actualidad existen algunas disposiciones legales que han perdido su vigencia práctica y deben ser adaptadas con carácter general para todos los trabajadores en consonancia con la realidad; y otras que generan por su imprecisión una alta dosis de inseguridad jurídica. dando lugar a una jurisprudencia oscilante». También advierte que el análisis de la negociación colectiva registrada en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, mostró que en varios convenios colectivos se negocian temas que alteran las previsiones de la ley.

Indica que se procura habilitar que por convenio colectivo se puedan contemplar situaciones particulares y con ello «quitar las rigideces que hoy no permiten a las empresas adaptarse a una variedad creciente de sistemas productivos y servicios diferenciados».

El proyecto de ley está basado en las normas establecidas en los Convenios Internacionales de Trabajo ratificados por Uruguay, las experiencias de derecho comparado y algunas prácticas que se vienen produciendo en las empresas que han sido recogidas en convenios colectivos y autorizaciones especiales solicitadas ante la Dirección General de Trabajo.

La jornada laboral no podrá superar las 44 horas semanales de labor en el comercio, establecimientos y administraciones cuyo personal efectúe esencialmente trabajos de oficina y 48 horas semanales de trabajo en el resto de las actividades. Se debe cumplir con un descanso mínimo entre jornadas de 12 y semanal de 36 horas consecutivas en el comercio y de 24 en el resto de las actividades. Por convenio colectivo se pueden acordar otras condiciones siempre y cuando no se superen los máximos previstos.

Se señala que «la exigencia de un convenio colectivo para poder extender los ciclos, revaloriza el instituto, lo fortalece y lo fomenta. Con el régimen propuesto no se centraliza el cambio, ni se le da carácter obligatorio, sino que solamente se habilita por negociación, por ser el medio que permite encontrar fórmulas más transparentes y más confiables para las dos partes».

«La modificación», se agrega, «recoge una práctica que se viene dando en la actualidad, pero lo hace en forma limitada y manteniendo la necesaria protección profiláctica al trabajador. Si se da la posibilidad de hacer ciclos, semanales o por mayor extensión, las horas extras recuperarán su carácter de extraordinarias».

Se precisa que «si bien no se espera que la medida sea, en el corto plazo, generadora de gran cantidad de puestos de trabajo, su ventaja está asociada a la mayor estabilidad de los que ya tienen empleo».

LíMITE DE HORAS EXTRAS

El artículo 2° modifica el concepto de horas extras, considerando tales las que excedan la jornada convencional o la legal para quienes optan por ella, el ciclo semanal para quienes diagraman su semana de actividad, o el ciclo pactado en convenio colectivo para quienes suscriban el mismo.

El artículo mantiene la tarifa, pero innova al permitir la compensación de hasta un 50% de las horas extras efectuadas, con horas de descanso pago acumulables al descanso semanal o a la licencia anual. Utilizar la compensación se prevé como una opción del empleador, teniendo, como limitación, un plazo máximo para hacerla efectiva. Si la compensación se hace, es opcional para el trabajador determinar si se acumula al descanso o a la licencia y en las condiciones que serán establecidas por la reglamentación. En este caso se compensará con horas de descanso pago a razón de dos horas libres por cada hora extra a compensar.

La acumulación con el descanso semanal podrá efectuarse dentro de los 180 días a contar del mes en que las horas extras fueron laboradas. Transcurrido dicho plazo sin haberse compensado, deberán pagarse en dinero a la tasa de recargo legal calculado sobre el valor hora vigente al momento de su percepción .

La acumulación con las vacaciones, asuetos o francos compensatorios deberá efectuarse con la primera licencia a ser gozada por parte del trabajador. Transcurrida la misma sin haberse compensado, deberán pagarse en dinero a la tasa de recargo legal calculado sobre el valor hora vigente al momento de su percepción .

Los días de descanso acumulables a la licencia anual, no generarán sumas para el mejor goce de la misma. En ningún caso los trabajadores menores de dieciocho años podrán realizar horas extras.

DESCANSO Y NOCTURNIDAD
En cuanto al descanso intermedio se mantiene la diferencia entre jornada continua y discontinua, reconociendo en la jornada continua 30 minutos de descanso pago y en la discontinua un descanso mínimo de una hora no pago.

Se habilita también a que por negociación colectiva el descanso tenga otra ubicación en la jornada u otra forma de ser gozado, requiriendo para este tipo de convenios la expresa autorización de la Inspección General del Trabajo.

El proyecto de ley realiza modificaciones al descanso semanal. En el caso del comercio, debido a que la actividad tiende a desarrollarse los siete días de la semana, se habilita a gozar el descanso en otro día cambiando la semana inglesa, siempre que se respete el carácter consecutivo. En el caso del sector servicios, se le fija un descanso semanal similar al de la industria.

En cuanto a la licencia anual se establece una innovación permitiendo que mediante convenio colectivo se fraccione el goce de la misma hasta un máximo de tres períodos.

Se considera trabajo nocturno el realizado durante un período de por lo menos siete horas consecutivas, que abarque el intervalo comprendido entre medianoche y las cinco de la mañana.

La jornada de los trabajadores nocturnos no podrá exceder de ocho horas diarias de promedio, en un período de referencia de quince días. Este trabajo tendrá una retribución que se determinará por negociación colectiva, salvo que el salario se haya establecido atendiendo a que el trabajo sea nocturno, o por su propia naturaleza o se haya acordado la compensación de este trabajo por descansos.

En tanto, los trabajadores a tiempo parcial percibirán, un salario básico que, calculado proporcionalmente sobre una base horaria, por rendimiento o por pieza, no ha de ha de ser inferior al salario básico, calculado por el mismo método, de los trabajadores a tiempo completo que se hallen en una situación comparable.

Los trabajadores a tiempo parcial gozarán de condiciones equivalentes a las de los trabajadores a tiempo completo en situación comparable, en materia de vacaciones anuales y días feriados, en el entendido de que las prestaciones pecuniarias serán determinadas proporcionalmente a la duración del tiempo de trabajo o a los ingresos.