Empresarios apoyan el decreto de ocupaciones

Mientras el titular de la Cámara de Comercios y Servicios, José Luis Puig, se «congratuló» por la medida, ya que traerá «consecuencias positivas», el dirigente del PIT-CNT, Juan Venturini, lo calificó de «incursión indebida del gobierno» y teme que se produzcan represiones si se ordena la desocupación de lugares de trabajo.

La norma, firmada por el presidente Tabaré Vázquez, faculta al Ministerio de Trabajo a desalojar empresas «si existe un grave riesgo de vida, de seguridad o salud de la población o si se afecta seriamente el orden público», según expresó el ministro interino de Trabajo, Jorge Bruni.

El gobierno según el decreto -que tiene carácter provisorio-, podrá desalojar las fábricas o locales de trabajo, de acuerdo a esas condiciones, cuando hayan «fracasado» los mecanismos de solución de conflictos. El artículo 6o, en tanto, establece que «en esos casos se intimará a la desocupación inmediata con un plazo de 24 horas bajo apercibimiento del uso de la fuerza pública.

El nuevo decreto permite a empleados y empleadores recurrir en forma voluntaria a la mediación o conciliación de la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra) o del Consejo de Salarios competente.

En el caso de las ocupaciones de empresa, un capítulo del decreto hace referencia a que se «deben prevenir daños en las instalaciones de las empresas, preservar aquellos materiales perecederos y que sus ocupantes no pueden asumir el gerenciamiento de la empresa», para que no sucedan hechos como el de Vanni. Por otro lado, se puntualiza que ante determinadas situaciones por este tipo de medidas, la ocupación puede originar por su prolongación el riesgo grave para la vida o la seguridad de la población, se le otorga la facultad al Poder Ejecutivo de poder desalojar mediante una intimación previa acudiendo al Ministerio del Interior.

El presidente de la Cámara de Comercio José Luis Puig señaló a Ultimas Noticias que el decreto «corrige» el error cometido por la derogación de la disposición que establecía el desalojo policial en el caso de empresas ocupadas.

El empresario confía en que esta nueva normativa aclare ese aspecto de las relaciones laborales: «Desde mayo del año pasado estamos diciendo que la derogación de aquel decreto iba a traer consecuencias negativas para el Uruguay; creo que el paso del tiempo y las circunstancias nos han dado la razón, esperemos que con este nuevo decreto, pese a que no lo he estudiado con detenimiento, la situación vuelva a la normalidad», terminó diciendo.

En cuanto a la Cámara de Industria, Ultimas Noticias trató infructuosamente de comunicarse con alguno de sus dirigentes. Se trata de uno de los sectores directamente involucrados en la problemática en cuestión.

«HABRÁ REPRESIÓN»

En tanto, el dirigente Juan Venturini dijo que el PIT-CNT se mantiene opuesto a toda regulación de la ocupación y de aquellas determinaciones que surjan de los propios sindicatos.

«No estamos de acuerdo en normas que regulen lo que son decisiones privativas del movimiento sindical sobre la forma de funcionamiento», agregó.

En su opinión, «existe el peligro de que haya una incursión indebida del gobierno en la regulación de los conflictos y las decisiones autónomas de los trabajadores».