Empresarios atentos a medidas de Brasil y su impacto en el dólar.

MARCELA DOBAL
Representantes de las cámaras de exportadores, industriales y comerciantes dijeron a El País que la medida del país vecino no genera alarma ni preocupación, pero que estarán atentos a lo que pueda ocurrir en las próximas reuniones del Banco Central de Brasil (BCB).

Las reacciones surgen luego de que el BCB sorprendiera a los analistas y al mercado cuando el miércoles por la noche decidió recortar su tasa de interés de referencia (tasa Selic) de 12,5% a 12%, interrumpiendo así el ciclo de alzas que había mantenido desde el inicio del año. Uno de lo motivos fue el deterioro del escenario internacional y que el crecimiento económico del país se desaceleró en el segundo trimestre (creció solo 0,8%), según se comunicó la semana pasada.

Como resultado, el dólar en Brasil dio un salto diario de 1,48% el viernes hasta ubicarse en 1,641 reales y en la semana avanzó un 2,24%. En Uruguay, el dólar aumentó el viernes 0,95% hasta $ 18,878 pero respecto al viernes 26 subió solo 0,66%.

Hasta el momento, Brasil era de los países que más apreciada tenía su moneda frente al dólar a nivel mundial. Esto estaba respaldado por una política monetaria contractiva, con la mayor tasa de interés de referencia en el mundo (que sigue teniendo a pesar de la baja de medio punto). El objetivo era mitigar las presiones inflacionarias provenientes del crecimiento del consumo, sacrificando expansión económica.

«Es de esperar que en Uruguay (el dólar) acompañe la tendencia de lo que está pasando en Brasil, donde subió un poco», dijo el presidente de la Unión de Exportadores, Alejandro Bzurovski. Como resultado, no prevé que cambien las condiciones de intercambio con el país vecino.

El empresario descartó que esté planteado un escenario de «cambios abruptos» en la cotización del dólar, ya que la baja de la tasa Selic en medio punto «es muy poquito».

Por tanto, Bzurovski descartó que el efecto sea suficiente para mejorar los precios de los productos uruguayos medidos en dólares. «Tenemos tan deteriorada la competitividad con el resto del mundo que se van a precisar varios de estos ajustes (de la tasa) para que mejore», indicó.

Por eso, sostuvo que «hay que esperar» para ver «si es el único movimiento o uno de varios».

Por su parte, la asesora de la Cámara de Comercio y Servicios, Ana Laura Fernández, indicó que la baja de la tasa Selic podría llegar a afectar a Uruguay por el canal comercial.

El sector comercio se podría ver afectado ya que, si sube el dólar, se encarecen los precios de los productos importados. «El efecto puede ser por ese lado, pero no generó gran preocupación o alarma», dijo.

De todos modos, dijo que «cualquier cosa que haga Brasil nos repercute», y que con el tipo de cambio «Uruguay debe ir como va Brasil, lo más pegado que sea posible». Agregó que en la gremial estarán pendientes de si la política monetaria brasileña profundiza el rumbo marcado la semana pasada.

Últimamente, lo que ocurre con el real frente al dólar se convirtió en un faro para el mercado de cambios uruguayo.

Si el dólar sube o baja en Brasil, tiende a hacerlo en igual proporción en Uruguay. El equipo económico uruguayo interviene en el mercado cambiario para mantener la paridad real-peso uruguayo. Esto se debe a que Brasil es el principal socio comercial y el único con el que Uruguay no perdió competitividad medida a través del tipo de cambio real en los últimos tiempos.

En la Cámara de Industrias aún no tienen un análisis sobre las repercusiones de la medida del BCB. «Es reciente, hay que esperar un poco. Son cosas sumamente coyunturales que hay que analizarlas a través del tiempo», dijo a El País su presidente, Washington Burghi.

Descartó que el corrimiento en la tasa Selic vaya a «disparar el tipo de cambio ni nada por el estilo», pero que, si la tendencia en Brasil llega a cambiar, espera que Uruguay la acompañe.

Al igual que Bzurovski, Burghi descartó que el efecto de una suba del dólar por el recorte de medio punto en la tasa de referencia de Brasil tenga «un efecto tan importante para decir que el país va a ser dotado de competitividad».

ANALISTAS. Economistas consultados por El País reforzaron la visión de los empresarios. Aldo Lema de Vixion Consultores dijo que la baja de la tasa Selic «no necesariamente interrumpiría la tendencia a la apreciación del real, la que seguiría impulsada por la debilidad global del dólar y las buenas perspectivas de largo plazo para Brasil». Agregó que el impacto para Uruguay es «relativamente favorable», porque la medida ayuda a sostener y extender el ciclo positivo de la economía brasileña y no interrumpiría la tendencia a la caída del dólar en el mercado local. La gerenta de asesoramiento económico de Deloitte, Florencia Carriquiry, también sostuvo que la baja de la tasa «por sí sola no necesariamente genera impactos muy fuertes y sostenidos en el valor del real» y que, como consecuencia, «tampoco deberíamos esperar sólo por este motivo impactos significativos y persistentes en el tipo de cambio en Uruguay».

La economista fue más allá y dijo que, si bien los días pasados el dólar subió en Brasil, «es difícil saber cuánto obedece a esta decisión del Banco Central y cuánto a lo que es la volatilidad internacional», ya que el dólar se fortaleció de forma generalizada en el mundo.

Carriquiry concluyó que «habrá que ver si esto marca el comienzo de una mayor flexibilización monetaria en Brasil a futuro y cómo a su vez impacta en las decisiones de política monetaria en Uruguay».