Empresarios claman por zafar del Mercosur e imitar a Chile

El mismo día en que el una comitiva oficial inició una gira por México y Estados Unidos (EEUU) y en medio de un desencanto mutuo entre los socios de la región, cuatro de las principales gremiales empresariales del país le imploraron ayer públicamente al gobierno que le suelte la mano a sus socios del Mercosur y dé rienda suelta a la firma de Tratados de Libre Comercio (TLC) con terceros países imitando el “modelo” chileno.
En un documento divulgado ayer y entregado a todos los ministros, la Asociación Rural, la Cámara de Industrias, la Cámara Mercantil de Productos del País y Cámara Nacional de Comercio y Servicios clamaron a la administración de izquierda que preside Tabaré Vázquez que adopte “las acciones necesarias para habilitar a Uruguay a negociar acuerdos de libre comercio con países de extrazona, en particular con EEUU”.

A juicio de esas gremiales, dicha estrategia contribuirá a “mejorar la cohesión entre los socios del Mercosur” al contemplar “los intereses” de uno de los miembros “pequeños que no ha logrado captar las inversiones esperadas” a causa de la “inseguridad jurídica por la que transita el bloque”. Estiman que “el impacto económico” que tal medida provocaría a los socios “mayores” es “poco importante”, incluso “menor a otras excepciones que se han implementado a favor de los mismos”.

Las agrupaciones empresariales citaron una batería de argumentos a favor de que Uruguay negocie un acuerdo de libre comercio salteando el tratado que tiene desde 1991 con Argentina, Brasil y Paraguay. Entre ellos, mencionan “la necesidad de abrir nuevos mercados, creando un mejor posicionamiento del país en la captación de inversiones, tanto nacionales como extranjeras”; el “retroceso en el proceso de integración del Mercosur y el estancamiento de las negociaciones internacionales del bloque (con la Unión Europea, ALCA, Canadá, entre otros)”, la “sensible” baja en la importancia relativa de la región para las exportaciones uruguayas; la “pérdida de competitividad que ya comenzó a representar” para el sector exportador local “el acceso preferente que lograron otros países de América Latina y el Caribe a EEUU tras la firmas de TLC con ese país”; y los “escasos resultados” de las negociaciones multilaterales de comercio.


“Modelo” chileno. Las asociaciones empresariales plantean 11 puntos que ilustran el fracaso del Mercosur y “legitiman” la idea de que Uruguay negocie acuerdos de libre comercio con terceros países. Señalan que “los beneficios de un mercado ampliado no fueron los esperados” cuando se creó el bloque debido a “constantes trabas” para-arancelarias, que el Mercosur no logró “consolidarse” como Zona de Libre Comercio y que “más distante” está de alcanzar una Unión Aduanera.

También critican duramente la “actitud” argentina contra las plantas de celulosa que se construyen en Fray Bentos así como la “indiferencia” de Brasil sobre el entuerto binacional con Uruguay, lo que, aseguran, “demuestran una vez más la ausencia de intereses colectivos en el Mercosur”. Cuestionan, asimismo, “el fracaso” en la inserción internacional del bloque y signan a Brasil como “gran responsable” de dicho “estancamiento”.

Las gremiales instan a seguir el “modelo” de Chile por entender que “ha demostrado su éxito”. “La evaluación realizada frente a los TLC suscritos por el país andino, demuestran un crecimiento importante en las exportaciones, una creciente diversificación de las mismas, un ensanchamiento de su base de empresas exportadoras, así como una mejora en la capacidad de captar mayores flujos de inversión extranjera”, señalan.

“Este camino ha provocado el consenso en la sociedad chilena sobre los beneficios derivados de la integración, en el empleo y en la estabilidad económica del país”, consideran.

Un capítulo aparte reservan los empresarios para arremeter contra la entrada, en proceso, de Venezuela al Mercosur. Entienden que el objetivo de la nación que preside Hugo Chávez de ingresar al bloque regional es “más político que económico”.


¿En la mira? Las gremiales destacan la importancia que adquirió para las exportaciones uruguayas el mercado de EEUU y por eso reclaman “explorar una profundización comercial con el país del norte”. Agregan que es “indispensable” la búsqueda de nueva oportunidades comerciales en dicho país, evitando cualquier vulnerabilidad que se pueda presentar en las corrientes actuales de comercio”.

“La estrategia seguida por EEUU, debido al fracaso en las negociaciones continentales (ALCA), permite visualizar al Uruguay como un país con un atractivo geopolítico y estratégico para el gobierno estadounidense”, sostienen. “Dicha estrategia bilateral ha provocado que otros Estados de América Latina alcancen un trato preferencial diferencial con respecto a Uruguay, que ya comenzó a provocar una pérdida de competitividad para los productos uruguayos en aquel destino”, concluyen.