Empresarios denuncian maniobra para debilitarlos

La ronda de negociación colectiva en desarrollo, es la última del actual período de gobierno. Ante esto los trabajadores están dispuestos a «apretar el acelerador» para recuperar lo perdido en la administración anterior, presidida por Jorge Batlle.

A una semana del fin del conflicto con los funcionarios del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (Mtss), la ronda se ha agilizado en gran medida. Durante las primeras tres semanas, con los negociadores sin actuar, se desarrollaron noventa reuniones. Tras normalizarse la situación se realizaron unas trescientas audiencias, con un promedio de sesenta reuniones por negociador.

Sin embargo, el Pit-Cnt aseguró que la negociación está trabada, y ante ello resolvió hacer una movilización para la segunda quincena de agosto, donde reclamará mejorar la Rendición de Cuentas. El coordinador del Pit-Cnt, Fernando Pereira, dijo que buscan que la movilización de mediados de agosto sea la más importante del año. Si bien ya se definió hacer un paro general nacional, falta establecer si es de veinticuatro horas o parcial. «Queremos tomar la medida que provoque la mayor adhesión», dijo Pereira. El lugar no ha sido establecido, pero una de las posibilidades es que sea frente a la Cámara de Industria.

Por su parte, el sector empresarial entiende que muchos de los reclamos presentados por los sindicatos son desmedidos con la situación actual. El gerente de asuntos laborales de la Cámara de Comercio, Juan Mailhos, dijo a Ultimas Noticias que, además de los aumentos salariales, todos los reclamos tienen un costo económico: la reducción de la jornada laboral, la equiparación de salario entre hombres y mujeres, los temas de salud y seguridad laboral, las nuevas categorías que pretenden incorporar y que pujan a las ya existentes.

«Nosotros habíamos dicho que si hay locas pasiones se iba a hacer difícil acordar», aseguró el empresario. Mailhos entiende que tendrá que primar la «cordura» para culminar las negociaciones el 31 de octubre, como pretende el Mtss. De lo contrario, si se mantienen las plataformas reivindicativas de los trabajadores, «tendríamos que preguntarnos el 31 de octubre de qué año se pretende finalizar la ronda», ironizó el empresario. En cuanto a la propuesta del Mtss de dar un adelanto del aumento de julio, Mailhos dijo que debilita la postura de negociación del sector empresarial, pero explicó que se ha dejado en libertad de acción porque es un tema particular de la situación de cada empresa. «Creo que el ministerio, con el planteo, y el Pit-Cnt, con las exhortaciones que hicieron, lo que estaban haciendo era debilitar la postura de negociación de los empresarios», afirmó Mailhos.

El empresario dijo que la postura actual de los trabajadores es tranquila, «en algún momento van a aparecer los no arriba de la mesa de parte nuestra, y ahí hay que ver qué postura se toma», concluyó Mailhos.

Por el lado de los trabajadores, el coordinador del Pit-Cnt, Juan Castillo, dijo a Ultimas Noticias que reivindicaciones tan fuertes como la reducción horaria y las «cláusulas gatillo» para proteger al salario de posibles disparadas inflacionarias, no pueden desaparecer porque una de las partes no esté conforme. «No aparecerá como cláusulas gatillo, pero se le buscará otro nombre, o se pueden encontrar paliativos», dijo Castillo, quien explicó que se necesitan instrumentos para garantizar el impacto de la economía mundial.

Entiende que nadie puede garantizar el futuro; no está seguro el movimiento sindical, los empresarios tienen sus dudas, y «no sé si está tan seguro el gobierno o lo que hace es un discurso político para trasmitir seguridad al mercado», afirmó.