Empresarios dicen que el PIT-CNT no tiene «voluntad» de negociar. Estancados.

Este lunes, tras una extensa reunión con el presidente José Mujica, el coordinador del PIT-CNT, Juan Castillo, dijo que las cámaras empresariales hacen «lobby» para entorpercer un acuerdo.

Los empresarios de inmediato devolvieron la acusación a la central sindical. El presidente de la Cámara de Comercio y Servicios, Marcelo Lombardi, expresó que la «falta de voluntad» para alcanzar un acuerdo está en el PIT-CNT.

Hace 20 meses que empresarios y trabajadores intentan ponerse de acuerdo sobre los cambios que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) solicitó hacerle a la ley.

En marzo de 2010 el Comité de Libertad Sindical de la OIT recomendó al entonces flamante gobierno de José Mujica modificar algunos aspectos de la ley. Fue el resultado de una denuncia que las cámaras empresariales habían presentado ante la oficina internacional en 2009.

Más de un año y medio después de la recomendación de la OIT y de que el gobierno intentara un acercamiento, las partes siguen tan enfrentadas como al principio.

Retruco
Gobierno, empresarios y trabajadores buscan desde el año pasado un acuerdo en ocho puntos para modificar la ley de negociación colectiva.

Dirigentes del PIT-CNT señalaron que las cámaras quieren cambiar toda la ley de negociación. Eso también ameritó una respuesta de los empresarios. Lombardi aseguró que «todas» las propuestas que presentaron las cámaras empresariales «estuvieron ceñidas a los ocho puntos planteados por la OIT».

«No hemos podido avanzar ni siquiera en uno. La sensación es que no hay voluntad de una de las partes de lograr un acuerdo», indicó Lombardi. Consultado por El Observador acerca del «lobby» que dice Castillo hacen los empresarios, el representante de la Cámara de Comercio respondió que sus aportes son «propositivos».

«No estamos procurando cambiar aspectos que no estén entre las recomendaciones de la OIT. Lo estamos haciendo en forma propositiva, como aportes; de ahí a hablar de lobby empresarial hay un espacio muy grande», apuntó.

El lunes Castillo había dicho a El Observador que «cada día que pasa los empresarios ponen arriba de la mesa más elementos que contrarían el avance en la discusión de las relaciones laborales».

A todo esto las gestiones de los empresarios ante la OIT se intensificaron. En la sede de Ginebra (Suiza) está el asesor Juan Mailhos, con una silla en el Consejo de Administración de la OIT.

En Ginebra también está por estos días el ministro de Trabajo, Eduardo Brenta, en el mismo Consejo que los empresarios y los representantes sindicales. Discuten sobre causales de despido, cuándo es legal y cuándo no.