Empresarios exigen afianzar buen momento económico

Con algunas ausencias destacadas, los principales empresarios de Iberoamérica presentaron ayer sus reclamos a los líderes de Estado y gobierno de la región que desde hoy sesionan en Montevideo. Erradicar la corrupción, diálogo social y seguridad jurídica dominaron la agenda.

Los principales actores empresariales de Iberoamérica elevaron ayer a los jefes de Estado y de gobierno un conjunto de sugerencias tendientes a consolidar la “bonanza económica” que atraviesa la región, promoviendo una mayor seguridad jurídica para los inversores en base al “respeto al Estado de Derecho, la propiedad privada y los valores democráticos”. Entre las sugerencias también se destacaron el fortalecimiento del diálogo social entre empresarios y organizaciones sindicales, y el combate y total erradicación de la corrupción.

“Es imperativo que los gobiernos iberoamericanos (…) promuevan la seguridad jurídica, el respeto irrestricto al orden constitucional y la propiedad privada, así como acciones inmediatas para eliminar toda forma de corrupción”, estamparon los empresarios en el primer punto de las conclusiones, que serán elevadas a los jefes de Estado y de gobierno iberoamericanos que sesionan a partir de hoy en Montevideo.

El documento de cierre de la XVII Reunión de Presidentes de Organizaciones Empresariales Iberoamericanas, hace a su vez hincapié en la mejora de la competitividad de las economías regionales en base a los puntos propuestos, y a un mayor fortalecimiento del diálogo social entre las organizaciones empresariales y sindicales de la comunidad, aspecto este último solicitado por los empresarios para ser tratado en la próxima cumbre de líderes a celebrarse el próximo año en Chile. Reclama también la mejora en la calidad de las instituciones estableciendo “marcos regulatorios claros y estables”, así como el aumento público en las inversiones de infraestructura y la defensa de la competencia y la propiedad intelectual.

El acto de cierre fue celebrado en el hotel Conrad de Punta del Este, y dio paso a su vez a la inauguración del II encuentro Empresarial Iberoamericano, que debatirá las formas de “consolidad la bonanza económica” que atraviesa la región.

La ceremonia contó con la presencia del ministro de Economía, Danilo Astori, y el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, quien será el encargado de transmitir las conclusiones de ayer a los líderes regionales.

Ante un auditorio colmado por doscientos de los empresarios iberoamericanos más influyentes -entre los que se contaban el presidente de Repsol-YPF, Antonio Brufau, y el presidente de Telefónica, César Alierta, entre otros-, el ministro Astori destacó que la “base fundamental y piedra angular” de la consolidación de la bonanza para la región está asociada a “un flujo permanente de incremento de la inversión productiva en nuestro países”. Para ello, el jerarca señaló la necesidad de conseguir un “escenario adecuado”, fruto de la prolijidad macroeconómica y de un “buen clima” de negocios, que debe ser generado por el sector público.

En tanto, relativizó la construcción de un ambiente propicio sin concreción de políticas de “combate a la pobreza” y acceso “equitativo a los flujos de crecimiento”.

Astori remarcó también la importancia de las reformas del Estado, del sistema financiero y la necesidad de crear mercados de capitales, sin perder de vista la inserción en los mercados internacionales.

Por su parte, el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, dijo que el crecimiento económico de la región se debe a factores favorables internos y externos, aunque hizo la salvedad que con la actual coyuntura “podemos estar creciendo mucho más”. El funcionario agregó que existen “nubes en el horizonte” respecto a las condiciones favorables de la economía para nuestro continente.