Empresarios reclaman un proyecto ‘equilibrado’.

Ayer, la Cámara de Comercio (CNCS) convocó a sus 115 gremiales afiliadas y a distintos centros comerciales del interior para transmitirles el estado de situación de las negociaciones empresariales contra el polémico proyecto.

En el encuentro con las gremiales -que congregó a 150 personas y se extendió por espacio de dos horas-, los dirigentes de la Cámara de Comercio recibieron la preocupación de varios centros comerciales del interior del país, que representan a pequeñas y medianas empresas.

En ese contexto, el asesor legal de la Cámara de Comercio, Juan Mailhos dijo a El País que el encuentro estuvo marcado dentro de la intención de la cámara de brindarle a sus asociados «información de primera mano dentro de lo que se ha actuado en esta materia e insistir con la postura del sector empresarial que maneja una alternativa al proyecto de ley de negociación colectiva que nosotros rechazamos».

El dirigente reiteró que el bloque de las cámaras empresariales apuesta a un documento que sea «equilibrado». Los empleadores estiman que el proyecto que impulsa el gobierno regula distintos aspectos de las relaciones laborales pero deja por fuera a los sindicatos y la huelga y no les reclama personería jurídica a los gremios.

A su vez, las gremiales cuestionan que el proyecto «obliga a negociar», que los Consejos de Salarios fijan condiciones de trabajo en vez de remitirse exclusivamente a la definición de mínimos por categoría y también cuestionan que el documento omita sancionar a quienes violen la confidencialidad de la información que la empresa debería entregar a los trabajadores, según el proyecto de ley.

diálogo. Pese a la polémica existente con el gobierno y con el Pit-Cnt que apoya la iniciativa, los empresarios están dispuestos a instalar un ámbito de diálogo para discutir el tema.

Los empresarios ya habían referido a esa posibilidad tras la reunión de las 24 cámaras el último martes, en referencia a una propuesta del Pit-Cnt en ese sentido presentada hace unos 10 días en Ginebra.

Mailhos comentó que el presidente de la CNCS, Alfonso Varela, llamó a estar expectantes y abiertos al diálogo.

Esa disposición a dialogar incluye al Pit-Cnt aunque habría que ver bajo qué condiciones, aclaró el asesor.

Hay que ver todo lo que pueda generar una «mejora sustancial de la negociación colectiva» más allá del proyecto a discusión del Parlamento.

«Si esa posibilidad no se da, seguiremos con nuestra prédica», adelantó Mailhos.

Esto implicará que los empresarios retomen su movida parlamentaria con los senadores de todos los partidos (ya lo habían hecho con los diputados) en los próximos días.

El plan de acción de las gremiales quedará en suspenso al menos hasta la próxima semana ya que el interés político se concentra únicamente en las internas del domingo.