Empresarios recurren a OIT para hacer valer sus derechos laborales.

Muchas obligaciones y pocos derechos. Con la intención de concientizar a los empresarios de que ambos aspectos deben estar equilibrados en la balanza, la Cámara de Comercio y la de Industrias hicieron un compendio de material publicado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para demostrarlo.
Y aprovecharon el 90 aniversario del organismo internacional –al que históricamente recurrieron los trabajadores para defenderse– para divulgarlo.

Además, el empresariado pidió que se apliquen las reglas de juego internacionales en materia de relaciones laborales .

También afirmó que la recopilación de publicaciones de la OIT evidencia que en los últimos 25 años las organizaciones de empleadores, como también sus dirigentes y afiliados fueron “víctimas” de ataques a derechos consagrados en la OIT, como por ejemplo el derecho a la libertad de empresa.

Uno de los objetivos de la compilación de este material fue ofrecer la “debida” protección a los empleadores y sus organizaciones.

El presidente de la Cámara de Comercio, Arnaldo Castro, sostuvo que es hora de que en Uruguay se recuperen y consoliden los ámbitos tripartitos.

Esto llevará a cumplir con recomendaciones de la OIT que sostienen que los gobiernos tomen en cuenta en pie de igualdad a las delegaciones más representativas de trabajadores y empresarios antes de consagrar las normas laborales.

Las palabras de Castro revalidaron la postura empresarial que indica que el gobierno no tomó en cuenta al sector al momento de tomar decisiones en cuestiones de política laboral.

El diálogo. Castro habló de tripartismo, y sostuvo que el diálogo con los otros dos involucrados –gobierno y trabajadores– debe ser “maduro y serio”. Más aún, en un año cargado de tinte electoral.

Las elecciones como escenario para ese diálogo “nos exigirá a todos una dosis máxima de firmeza, paciencia y buena fe”, manifestó Castro.

Para los empresarios, ese diálogo “maduro y serio” debe estar desprovisto de “exposiciones mediáticas permanentes”.

Tampoco se deberá incurrir en el terreno político o “responder a tentaciones demagógicas”.

Por ello, Castro subrayó que el sector eligió en muchas oportunidades el “silencio” como la mejor respuesta.

Las banderas políticas fueron –y serán más aún este año– uno de los puntos de mayor rispidez entre empresarios y trabajadores.

Desde el PIT-CNT se señaló más de una vez que muchas de las posturas críticas de los empleadores contra las políticas laborales del gobierno están salpicadas de argumentos de neto corte electoral.

Sin embargo, el empresariado sostiene que sus apreciaciones carecen de intencionalidad política.

El empresariado sostuvo que en lo que va de su gestión el gobierno respetó más la posición de los trabajadores que la suya.

La crisis. Como era previsible, la crisis financiera mundial y sus efectos en Uruguay fue un tema crucial en el encuentro realizado ayer en la sede de la Cámara de Comercio.

Castro indicó que ante ella “son imprescindibles” las políticas y las conductas que promuevan las empresa sostenibles.

En esa línea, dijo que es en esas empresas sostenibles donde los trabajadores encuentran “mejores” posibilidades de empleo de calidad.

“Sin empresas y sin empresarios no hay trabajo formal. Solo hay informalidad, evasión, contrabando, trabajo de baja calidad y desempleo”, remarcó Castro.

La oportunidad también resultó propicia para generar conciencia entre los empleadores sobre sus derecho en materia laboral.

Se mencionó la crisis, las relaciones con los trabajadores y el empleo, temas que estarán en el tapete en pleno año electoral. Aspectos sobre los que empresarios y trabajadores tienen visiones diferentes, y para seguir discutiendo.