Empresarios se oponen a intención del gobierno de regular los precios

FUERTE INCIDENCIA
Con la introducción de la Reforma Tributaria a partir de enero de 2007 se aplicará una rebaja de un punto en el IVA y se eliminará el Cofis, lo que según el Poder Ejecutivo tendrá una fuerte incidencia en los precios al consumo.
«Dependiendo del tipo de productos, va a determinar bajas que pueden ser significativas en la presión tributaria, entre 4 y 7%. Incluso, estimamos, en el Ministerio de Economía, que si toda la rebaja tributaria se trasladara a los precios de forma íntegra, cabría esperar una reducción del IPC (en el mes en que se ponga en marcha la reforma), del 1,3%», confirmó el economista Fernando Antía, director de comercio del Ministerio de Economía.
Por este motivo, el Ministerio de Economía se apresta a reformular el actual decreto que habilita al Área de Defensa del Consumidor a recoger información de los comercios, para difundir los precios de los productos básicos a la población. Se pretende mejorar el sistema actual para darle un mayor alcance.
Se habla de brindar información de precios al consumidor y no de una regulación. Según Antía, este es un servicio para que los consumidores puedan decidir dónde comprar de acuerdo a su bolsillo.
Hasta el momento, en el caso de que determinados comercios no apliquen la rebaja que surge por la Reforma Tributaria, no hay medidas previstas más allá de conversar con los comerciantes.

INTERVENCIÓN
De parte de la Cámara de Comercio, la economista María Dolores Benavente advirtió sobre las consecuencias negativas que puede tener una intervención en los precios. «En Uruguay, cuando hubo control de precios, los más viejos nos acordamos de la escasez, de las colas. Hasta para comprar la leche y el querosén había colas, o había que cruzar la frontera de Montevideo para comprar carne. Eso es lo que provocan los precios administrados. En el espíritu del gobierno no debe estar ir a un sistema de precios administrados, debe estar simplemente el pedido de información para proveer de información al consumidor. Y eso es sano, pero no es sano pretender intervenir en el mercado de los precios», sentenció.

COMERCIANTES
El vicepresidente del Centro de Almaceneros Minoristas y Baristas del Uruguay (Cambadu), Daniel Fernández, dijo que el centro no tomará posición hasta no conocer el decreto, pero entienden que los precios los debe fijar el propio mercado.
«En definitiva, nosotros somos el último eslabón de las cadenas antes del consumidor final. Por lo tanto, ya sabemos lo que fueron las tristes campañas de precios congelados. Esperamos que no se llegue a eso y que los precios sean los que fije el mercado, que siempre es el gran definidor. Hoy por hoy, que todos queremos vender y vender, nadie está para comprar más allá de lo debidamente normal en los precios de cualquier producto».