Empresarios temen por la generalización de piquetes

“Primero fue el corte de 18 de Julio por un cuestionamiento a la Justicia. Después otro gremio cortó la rambla de Pocitos por cinco despidos. Creo que es una modalidad poco racional de protestar. Acá es necesario generar mecanismos de control que regulen el piquete como la ocupación», dijo a Ultimas Noticias el presidente de la Cámara de la Industria Metalúrgica, Miguel Oliveros. Este concepto es el que resume la postura general de las principales cámaras empresariales del país sobre los dos piquetes registrados en Montevideo en menos de una semana.

El empresario comentó que el temor de las empresas es que esta modalidad se generalice y se convierta en un hecho reiterado porque asegura que el piquete es una acción violenta que sólo perjudica a los que nada tienen que ver con el reclamo.

«La ocupación como los piquetes traen una violencia desmedida en función de los planteos que se están haciendo. Las cosas deben tener una forma racional de expresarse. Para esos reclamos existe la Justicia del trabajo y herramientas administrativas; si lo hacemos por la vía de la fuerza creo que estamos llegando a aspectos complicados», indicó Oliveros.

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (Cncs), Alfonso Varela, agregó que los piquetes no conducen al objetivo planteado por el trabajador. «No logran ningún resultado ni mayor efecto más que molestar a la ciudadanía. Es una modalidad importada de Argentina, así como importamos las telenovelas y la farándula, también se importa el piquete que es un mecanismo que realmente no le encuentro utilidad. El piquete por Kazbek, ¿le molesta a los dueños de la empresa o le molesta a la gente que va a buscar un rato de esparcimiento en la playa de Pocitos? Lo mismo pasa con el piquete de los transportistas: siempre el perjudicado es la gente que no tiene nada que ver con la empresa», expresó Varela.

El titular del departamento Sociolaboral de la Cámara de industrias del Uruguay, Dimitrios Linas, explicó a Ultimas Noticias que la postura empresarial es muy clara y es en contra de dicha modalidad de protesta sindical. «Es necesaria mayor legislación en esta área que determine hasta dónde se puede ir para no herir los derechos de los demás. El otro camino es el judicial que lleva su tiempo y mientras está el proceso se mantiene el desorden público y la limitación de la libertad de trabajo», sostuvo Linas.

Ultimas Noticias consultó al presidente de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), Diego Balestra, pero prefirió no emitir declaraciones ya que recién se reintegraba de su licencia y no conocía a fondo cómo se habían suscitado los hechos.

EN LA OTRA VEREDA
En el lado opuesto, los dirigentes del Pit-Cnt aseguraron a Ultimas Noticias que no se trata de una nueva modalidad sino que es una vieja forma de protesta.

El secretario de propaganda del Pit-Cnt, Gustavo Signorele, expresó que siempre que la central de trabajadores define un paro general nacional con concentración en la avenida 18 de Julio se corta la calle y nadie dice nada.

Para el trabajador todos los gremios tienen el derecho a la huelga y a manifestarse con pasividad para hacer cumplir sus derechos. En el mismo sentido el dirigente sindical del transporte, Gerardo Gianareli, explicó que la manifestación del pasado jueves fue de forma «totalmente pacífica» y sí logró su cometido que fue obtener una entrevista con el intendente Ricardo Ehrlich.