Empresas apuestan al Senado para poder frenar la ley laboral.

Aunque mantienen una mínima esperanza, las 24 cámaras empresariales son conscientes de que el proyecto de ley de negociación colectiva para el sector privado cuenta con los votos necesarios para ser aprobado mañana en la Cámara de Diputados.
Es por eso que ahora apuntarán hacia los senadores de los diferentes partidos políticos para intentar en la otra cámara parlamentaria frenar la iniciativa del Poder Ejecutivo que reglamentará las relaciones laborales. Esa acción fue definida en una reunión que mantuvieron ayer los integrantes de las organizaciones empresariales.

Además, esperan un segundo encuentro con el candidato presidencial del Frente Amplio, José Mujica, con quien ya se reunieron el lunes 22 de junio.

Mujica recibió ese día a Diego Balestra (Cámara de Industrias) y a Alfonso Varela (Cámara de Comercio) y se comprometió a estudiar el proyecto de ley para luego volver a reunirse con los empresarios. “Él quedó en hacer los contactos. Si nos llama, vamos a ir rápidamente”, dijo Balestra a El Observador.

El líder de los industriales sostiene que se debe seguir avanzando en la discusión sobre la negociación colectiva.

“Uruguay pasó de un sistema de relaciones laborales desregulado a uno totalmente regulado, pero donde solo se regula a uno de los sectores involucrados”, afirmó.

Los empleadores entienden que fueron los únicos afectados por las decisiones del actual gobierno en el plano de las relaciones laborales.

Consideran que un sistema de negociación colectiva “armónico” debe incluir la regulación de los sindicatos, el derecho de huelga y los fueros sindicales.

Balestra indicó que el sector empresarial es más liberal y es por eso que prefiere un sistema desregulado, ya que este cuenta con la “previsibilidad que da tener todas las reglas de juego claras, tanto para trabajadores como para empleadores”. Los empresarios señalan que durante el actual período de gobierno se aprobaron 36 leyes laborales para beneficiar a los trabajadores sindicalizados.

Negociación obligatoria. El proyecto apunta a establecer por ley que los Consejos de Salarios son ámbitos de negociación obligatorios para trabajadores y empresarios. La ley que creó estos organismos en 1943 establece que la convocatoria de estos organismos pueden ser citados o no según voluntad del Poder Ejecutivo.

La intención de los empresarios es que la discusión continúe hasta que las posiciones de todos los involucrados queden debidamente aclaradas. Además, afirman que la campaña electoral no es el mejor momento para hacerlo.

Esta idea fue tomada por los legisladores blancos Pablo Abdala, Álvaro Delgado y Pablo Iturralde, que sugirieron una especie de pacto entre los partidos políticos para retomar la discusión en el primer semestre del año próximo.

Sin embargo, el petitorio blanco no fue aceptado por los legisladores frenteamplistas y el gobierno avanza en la búsqueda de que el proyecto sea aprobado en este período de gobierno. Fruto de las quejas empresariales, el gobierno decidió que los Consejos de Salarios laudarán sobre condiciones de trabajo solo si hay consenso. También se eliminó el capítulo sobre ocupaciones.