Empresas moderan contratación ante mayor aumento de salarios. Ajuste.

Mientras que las ventas se desaceleran en algunos sectores de actividad relevantes y las expectativas de demanda a futuro se debilitan, el aumento de los costos salariales se hace más difícil de afrontar para un creciente número de empresas. De hecho, en sectores relevantes, como el comercio, el salario real crece por encima del volumen de ventas por empleado y eso lleva a los empresarios a moderar las contrataciones.

Los datos surgen del cruzamiento de información realizado por El Observador a partir de información de la Dirección General Impositiva, del Banco de Previsión Social y del Instituto Nacional de Estadística. Al analizar una muestra de 13 sectores de actividad relevantes de la industria, el comercio y los servicios -de los cuales existen datos compatibles de ventas, contrataciones y salarios-, durante los 12 meses finalizados en junio mostraron sin excepción una aceleración del aumento del salario real recibido por sus trabajadores, en comparación con el año móvil anterior (ver sectores en la infografía).

Sin embargo, esa aceleración no se vio reflejada en el crecimiento de las ventas. En seis de los 13 rubros se observó un enlentecimiento en volumen físico de las colocaciones. La intermediación financiera, la industria textil y el comercio en general registraron el freno más significativo. En todos los casos, la variable de ajuste fue la de las contrataciones. En 11 de los 13 sectores relevados, el crecimiento de las plantillas registró una desaceleración, mientras que tres de ellos registraron una caída en el número de personal contratado.

La menor contratación de personal no solo se funda en la desaceleración de ventas, sino también en un deterioro de las expectativas por parte de los empresarios. Se vendió menos, pero las circunstancias externas -tanto de la región como del resto del mundo- brindan argumentos para una mayor cautela.

Al mismo tiempo, se redujeron los márgenes. En los 12 meses a junio de 2011, solo la construcción registraba un alza del salario real superior a las ventas por ocupado. En la última medición, el número de sectores creció por primera vez. Se agregaron hoteles, restaurantes y bares, la intermediación financiera y fundamentalmente el comercio en general, uno de los principales sectores en términos de empleo.

Expectativas a la baja
La encuesta de expectativas empresariales que realiza la Cámara de Industrias (CIU) muestra un deterioro de la percepción de los responsables de las principales firmas del sector sobre el devenir de la situación financiera de sus propias empresas en un horizonte de seis meses.

En los 12 meses finalizados en julio, el porcentaje de industriales que auguraban una mejor situación económica se redujo de 18% a 14%, mientras que el número de empresarios pesimistas aumentó de 13% a 15%. Aun así, la situación todavía está lejos de ser crítica. La mayoría de los industriales (63%) no esperan cambios significativos a nivel de sus finanzas. Eso explica que los indicadores de personal ocupado por sector y de empleo en el agregado de la economía todavía no muestran una contracción generalizada, pero sí un freno en el crecimiento.

De los 13 sectores relevados ninguno muestra una caída de las ventas en los 12 meses finalizados en junio, pero sí una fuerte desaceleración respecto al año móvil anterior. La industria textil pasó de mostrar un crecimiento de 12,8% a junio de 2011 a uno más moderado de 1,7% al segundo trimestre de este año. Sin embargo, el aumento del salario real se aceleró y pasó de una suba de 1,96% a 9,1% durante el mismo período. La variable de ajuste fue el empleo. Si bien el sector ya mostraba una contracción de su plantilla de trabajadores de 3,7%, en el último año móvil relevado bajó 11,6%.

En el sector del comercio, que nuclea a una parte significativa de los trabajadores asalariados, el crecimiento de las ventas se desaceleró de 15,5% a 11,8%, mientras que el crecimiento de las plantillas pasó de 8,6% a 6,5%. De todos modos, los salarios aumentaron en términos reales 10,48% en el último año, muy por encima del crecimiento de 5% de las ventas por ocupado. Una situación similar tuvo lugar en el sector hoteles, restaurantes y bares, con una desaceleración de las ventas y un crecimiento mayor del salario real (9%) que del volumen de colocaciones por personal empleado (5,7%).

En tanto, los servicios de intermediación financiera mostraron la mayor desaceleración en las ventas de todos los sectores relevados, pasando de un crecimiento de 28,1% a 7% en el período analizado. De ese modo, se frenó el crecimiento de la facturación real por trabajador, de 22,6% a 1,1%, aunque los salarios pasaron de aumentar 0,5% real a 4,2%.

 Fuente: EL OBSERVADORECONOMIA 01/10/2012 Página 11