Empresas salen al cruce de las acusaciones de Baraibar

Desde el gobierno se afirma que —ante esta situación— el Poder Ejecutivo «levantará los salarios» en determinadas categorías.

«Es probable que haya empresarios que se hagan los vivos, como hay sindicalistas que se hacen los vivos», dijo a El País el directivo de la Cámara de Comercio, Horacio Castells, quien entiende que no fue una expresión acertada del jerarca.

«No es acertado hacer una declaración pública genérica y no concreta. El gobierno debe defender a los que trabajan honestamente y decir quiénes son los que no lo hacen», sostuvo Castells.

Una visión similar tiene el presidente de la Cámara de Industrias, Washington Burghi. Afirmó que el director nacional de Trabajo ha incurrido en un error, al no «puntualizar» cuántos y quiénes son los empresarios que están dispuestos a dar menos aumento del que podrían.

«No debe generalizarse cuando hay 170.000 empresas inscriptas ante el Banco de Previsión Social. El jerarca debe cuantificar y decir a qué porcentaje del empresariado local se refiere», advirtió Burghi.

La Cámara de Industrias no tiene previsto plantear formalmente el tema ante el Ministerio de Trabajo, pero Burghi adelantó que —llegado el momento— tal vez le hagan saber la molestia al jerarca.

En el Centro de Almaceneros, Minoristas, Baristas, Autoservicistas y Afines del Uruguay (Cambadu) existe una visión menos confrontativa. Su vicepresidente, Daniel Fernández, dijo que la función del Poder Ejecutivo es «laudar» si hay empresarios que no quieren establecer los aumentos correspondientes.

«Hasta ahora (el gobierno) ha mediado, pero si no se ponen de acuerdo deberá decidir. Eso lo tenemos todos claro», afirmó.

«Es muy difícil saber si hay empresarios que se hacen los vivos porque son distintas realidades. Yo no sé lo que pasa en otros grupos», aclaró. Baraibar afirmó a El País que el gobierno «levantará el salario» por categoría para realizar «un acto de justicia» en los de casos de empresarios que «se hacen los vivos» y no ajustan los salarios como las autoridades entienden que corresponde.

El jerarca afirmó, de todos modos, que a empresarios y trabajadores les conviene alcanzar un acuerdo mutuo, sin la intervención del gobierno. Pero aclaró que una vez que el Poder Ejecutivo laude, empresarios y trabajadores deberán aceptar los aumentos «les guste o no les guste».

En declaraciones al semanario Búsqueda, Baraibar también expresó: «en el caso de las empresas que estén ahorcadas no se los va a terminar de asfixiar. Pero si vemos empresarios que estuvieron de vivos haciendo renta con el ingreso de los trabajadores, les vamos a imponer sustanciales aumentos en las categorías más bajas».