En 2005 se buscará bajar la inflación en dólares

Para este año se espera que los precios internos suban menos que en 2004, lo que contribuirá a reducir la inflación en dólares. No obstante, para que esta baja sea significativa, será necesario que la apreciación del peso frente al dólar registrada el año pasado se reduzca o incluso se revierta.

La inflación en dólares se produce cuando los precios internos suben más que el dólar, lo cual hace que los precios expresados en términos de la moneda estadounidense sean más altos. Y si el dólar cae, el fenómeno se vuelve aún más profundo.

Uruguay en 2002 tuvo una impresionante deflación en dólares debido a la disparada del tipo de cambio, pero en 2003 pasó a tener inflación en dólares. En 2004 ésta se profundizó y alcanzó el 16%, ya que los precios al consumo subieron 7,6% pero la cotización de la moneda estadounidense bajó más de 9%.

Para 2005 está acordado un objetivo de inflación de entre 5,5% y 7,5%, inferior al nivel de 2004. Con este rango, la forma de reducir la inflación en dólares será lograr que el dólar caiga menos que en 2004.

Entrevistado ayer en radio El Espectador, Astori no adelantó qué instrumentos se utilizarán para cumplir con el objetivo de reducir la inflación en dólares en 2005.

Rechazó que Uruguay esté en una situación de atraso cambiario, y sostuvo que la reciente caída del dólar –a la que contextualizó como un fenómeno mundial– no ha causado un “daño significativo” en la competitividad en términos relativos.


Política comercial. Astori también remarcó otros objetivos que tendrá la política económica, pero en el aspecto comercial. Dijo que se llevará adelante una política comercial “que defienda a la producción nacional contra la competencia desleal”, y que complementariamente “diversifique las posibilidades de Uruguay, que no apueste totalmente a la región olvidando que Uruguay tiene que seguir haciendo progresos fuera de la región”.


Recaudación. En lo que respecta a la coordinación de los organismos recaudadores –DGI, BPS y Aduanas–, Astori dijo que hay un “amplio margen” de posibilidades para concretarla, que pueden ir desde superar “fallas de comunicación” entre las entidades hasta “la posibilidad de integrar todo el funcionamiento de estas tres oficinas”.

En cuanto a la Aduana, Astori dijo que “hay que mejorar mucho el sistema de valoración de las mercaderías que ingresan al país”. Defendió la nominación –criticada por varios dirigentes de izquierda y por sindicalistas– como nuevo director de Aduanas de una “figura extrapartidaria” como el capitán Luis Salvo, afirmando que “reúne todas las condiciones necesarias para hacer un cambio muy profundo” en el organismo.