En filas del gobierno esperan que Vázquez laude qué hacer con IRPF

El gobierno esperará que se produzcan una sucesión de fallos antes de tomar una definición y determinar si generaliza la caída del IRPF a las jubilaciones, tras conocerse el miércoles el primer fallo a favor de la inconstitucionalidad del impuesto. El tema está a estudio del equipo económico, y será tratado el lunes en el Consejo de Ministros con el presidente Tabaré Vázquez.

La derogación del IRPF a las pasividades aparece como una medida lógica, dijeron a El País fuentes del oficialismo. «Desde el punto de vista política existen coincidencias en que mantener el impuesto tendría grandes costos. El plazo en que se mantendrá vigente, dependerá de las alternativas que presente el equipo económico», indicaron los informantes.

Sin embargo, el ministro Astori mantuvo las mismas reticencias a derogar el IRPF a los pasivos que cuando aún no se había conocido el fallo de la Corte.

«Hoy ya comenzamos a analizar los fundamentos del primer fallo. Vamos a aguardar una primera secuencia de fallos «por si algunos de ellos dictaminan la constitucionalidad del IRPF», dijo Astori al término de la reunión que mantuvo con la dirección del Movimiento de participación Popular. Citando al presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Ruibal, Astori destacó que es posible que haya sentencias distintas en base a argumentos jurídicos diferentes o que algún ministro cambie de opinión y modifique la actual ecuación a favor de la inconstitucionalidad del IRPF.

Indicó que el Poder Ejecutivo «no está en condiciones» de adelantar «ningún paso», con excepción de las decisiones de la Justicia que «serán acatadas».

Los principios rectores del impuesto a la renta son la justicia tributaria; la eficiencia del sistema y su capacidad para estimular la inversión productiva, dijo Astori.

El senador del MPP, Alberto Breccia coincidió con el ministro acerca de que el gobierno deberá adoptar dos medidas: respetar los fallos de la Corte y esperar que haya una secuencia de sentencias. «Pueden haber fallos a favor de la constitucionalidad del IRPF», dijo el parlamentario.

Para Breccia, los recursos aprobados por la Suprema Corte contra el IRPF «no van a impactar» en esta Rendición de Cuentas, ya que una secuencia de fallos terminaría a fines de 2008. Advirtió que lo que se perderá por una derogación total del tributo «no se podrá invertir» en educación, seguridad, salud y mejorar las jubilaciones más sumergidas.

En cambio, el director de la OPP, Enrique Rubio, sin asegurar que el gobierno se inclinaría por la derogación del IRPF a los pasivos, estimó que la decisión de la Corte impactará en los recursos de la Rendición de Cuentas. Admitió que el tema también puede retrasar la «transformación democrática del Estado» y consideró que la proyectada disminución del IVA en un punto probablemente no pueda concretarse.

«Vamos a escuchar al presidente», afirmó Rubio y remarcó que en la hipótesis de que se generalizaran los pronunciamientos adversos de la Corte, se «pueden producir esas consecuencias en los recursos».

Empero, en el MPP la visión es distintas. «La derogación del IRPF no afectará los gastos previstos en la Rendición de Cuentas, como educación y salud, dijo el diputado Héctor Tajam. Señaló que sí harán ajustes en los ingresos y al igual que Rubio opinó que se maneja que no se hará la baja de un punto del IVA (que costaría unos U$S 80 millones). Tajam subrayó además que con el fallo de la Corte, se podría afectar los ajustes al monto no imponible del IRPF; así como otras tasas impositivas, como el IRAE.

Por su parte, el secretario general del Partido Socialista, Eduardo Fernández, expresó que «no va haber apuro ni enloquecimiento» en filas del gobierno. El senador de Asamblea Uruguay, Alberto Cid, opinó que tras la sentencia de la Corte, el tema de la reforma tributaria debería salir del debate público. «Esa discusión le hizo mucho daño a un instrumento importante para mejorar el perfil impositivo», sostuvo.