En la planta de Fray Bentos ya se produce pasta de celulosa

Las etapas se van cumpliendo con éxito. Este domingo la fábrica produjo pasta de celulosa.

En horas de la tarde, los técnicos que vienen cumpliendo jornadas de 12 horas, tuvieron entre sus manos la materia de color marrón, que se obtiene del digestor antes de los procesos de blanqueado, lavado y secado. Hoy se continuará con el cronograma hasta llegar a las primeras planchas.

La gerenta de Comunicación de Botnia, Florencia Herrera, explicó a El País que existen «varias etapas de blanqueo y lavado, después está el secado, el enfardado y ahí sí tendríamos el proceso finalizado» en Fray Bentos.

Mientras dentro del colosal emprendimiento se viven horas de profunda expectativa, en la zona portuaria está todo dispuesto para el primer envío a Colonia.

Herrera dijo que «en dos o tres días estaríamos en condiciones de llevar celulosa a Nueva Palmira y desde ahí la primera exportación a Europa».

En la localidad portuaria, la firma Ontur construyó la superficie techada más grande del país. Allí se almacenará la materia prima para la elaboración de papel. La carga será de 3.000 toneladas, lo que equivale a la capacidad de producción de un solo día.

Una vez que se carga la barcaza, tardará 24 horas en llegar a destino y luego retornar a Fray Bentos. Por eso, se ha planificado que diariamente se crucen las naves. La logística de la empresa determina que la carga y descarga será permanente entre los puertos de Río Negro y Colonia.

Ayer sobre la hora 16.25 atracó la barcaza construida por la Armada, embarcación que se suma a la nave de la compañía Tsakos, que está en Botnia desde hace varias semanas. Hoy llegará otro buque con insumos para la planta.

El País pudo conocer que el primer embarque podría concretarse mañana martes, si se cumplen los pronósticos más optimistas.

En el campo diplomático, el gobierno uruguayo tiene pendiente una respuesta a la protesta de Argentina por la habilitación de Botnia. Con el presidente Tabaré Vázquez de gira por Nueva Zelanda, el Consejo de Ministros podría analizar hoy el tema.

ENERGÍA. Se inició además una de las fases claves del emprendimiento, que consiste en la generación de energía para consumo propio.

Herrera dijo a El País que ayer se inició «la etapa de envío de licor negro hacia los evaporadores para sacarles el exceso de líquido y poder utilizar el residuo de la madera como combustible para prender calderas», lo que sustituirá el fuel oil y «se empezará a utilizar biomasa en la generación de energía».

Botnia alimentará de energía a Kemira (productora de químicos) y el excedente será volcado a la red de UTE. La planta está en condiciones de generar tantos megavatios como la represa de Rincón del Bonete y cuando alcance el ritmo proyectado, producirá el 10% de la energía de Uruguay.

La empresa advirtió a la comunidad local, la posibilidad de que en las inmediaciones de la planta se perciban olores producto de la puesta en marcha de la fábrica.

Herrera informó a El País que «al ingresar el licor negro que es el combustible para la caldera» se activan los evaporadores y por lo tanto «es donde podemos sentir los primeros olores».

La percepción en la ciudad de Fray Bentos puede registrarse «dependiendo de la dirección del viento» y que en todo caso «es un olor similar al de repollo hervido que puede sentirse en momentos intermitentes y no de forma permanente», dijo la jerarca de Botnia.

Algunos funcionarios señalaron a El País que ayer el olor característico pudo percibirse muy cerca de los digestores, pero no en el resto de las instalaciones y menos en las zonas aledañas. «El proceso de puesta en marcha se realiza con una capacidad y velocidad de trabajo del 70% del potencial de la planta, que es lo adecuado para esta fase. Estoy seguro que durante la primera semana encontraremos cosas para corregir. Es lo que me ha pasado en los 11 proyectos que trabajé anteriormente», comenta por su parte el ingeniero Sami Saarela, gerente de la planta, en un comunicado que dio a conocer la empresa.

Ayer se inició la fase de tamizado, en la cual se remueven las impurezas contenidas en la pasta de celulosa por medio de tamices y limpiadores centrífugos. También se está entrando en la etapa de blanqueo, principalmente en la denominada deslignificación con oxígeno.

En la línea de recuperación, ya comenzó la fase de evaporación, y en esta etapa podrían percibirse algunos olores en el interior de la planta.