En tramo final acuerdan 80% de Consejo de Salarios

Cuando la segunda ronda de los Consejos de Salarios registraba hasta ayer entre 80% y 85% de acuerdos entre los 170 subgrupos, el gobierno y los sindicatos coincidían en una lectura positiva de los resultados mientras el empresariado exhibía matices en torno al proceso de negociación.
Es que hasta la tarde de la víspera los Consejos arrojaban 110 ´acuerdos puros´ cerrados y más de 30 preacuerdos a la espera de ser suscritos, cuya vigencia alcanzará a alrededor de 800.000 trabajadores del ámbito privado, según confirmaron a El Observador fuentes de la Dirección de Trabajo (Dinatra).

En virtud de tales resultados, el ministro, Eduardo Bonomi, valoró como “muy importante” la evolución de las negociaciones colectivas, “sobre todo porque durante varios días se manejó el concepto de que iban hacia el fracaso”, dijo a El Observador.

Lo que ocurrió sobre el terreno “fue todo lo contrario”, dado que “en menos tiempo” del requerido “el año pasado” en el marco de la primera ronda, tras la reinstalación del mecanismo, este año “se lograron más acuerdos”, que “abarcan al 90% de los trabajadores” de la actividad privada en todo el territorio nacional, evaluó el ministro.

Además, en esta segunda edición de los Consejos emergieron “convenios de mayor duración”, “que dan un año y medio o dos de estabilidad salarial”.

Aludiendo a “una carta abierta de la Cámara de Industrias” donde la gremial exigió “mayor intervención al gobierno” para neutralizar conflictos y empujar las negociaciones, Bonomi señaló que se alcanzaron los acuerdos, “no por una mayor intervención sino por una mayor paciencia” para propiciarlos.

El Poder Ejecutivo buscó “fortalecer los entendimientos y no los decretos”, entre otras razones porque “los acuerdos generan mejores condiciones de trabajo”, explicó Bonomi.

Positivo. El secretario de Organización del PIT-CNT, Juan Castillo, ratificó a El Observador la “valoración positiva de los Consejos de Salarios” compartida en el seno de la central sindical. “El alcance de los acuerdos marca la importancia (del proceso) para el movimiento sindical” pese a que la segunda ronda “fue más compleja” que la del año pasado, opinó.

Recordó que en los últimos meses “se hizo mucha alharaca” a partir de los conflictos y ocupaciones sindicales desarrolladas durante las negociaciones, “y los gremios fueron bastante hostigados”. “Pero la negociación colectiva es eso”, puntualizó el dirigente portuario, expresando que “tal vez hubo preconceptos” acerca de la legitimidad de activar movilizaciones durante las conversaciones intersectoriales.

Castillo destacó “la responsabilidad sindical demostrada” en el curso de los diferendos obrero-patronales y enfatizó que “donde no hubo acuerdo fue por incumplimiento o desinterés empresarial” como en el conflicto lácteo, valoró.


Matizan. Horacio Castells, dirigente de la Cámara de Comercio, consideró que el proceso negociador “fue altamente positivo” en el ámbito de esa entidad, al lograrse acuerdos en “una amplia mayoría” de subgrupos. “Tenemos muy buen relacionamiento con la parte sindical en la mayoría de los Consejos. Es una realidad, no de ahora sino de todos los tiempos. Los negociadores, sobre todo de Fueci (Federación de Empleados de Comercio), son gente que actúa con una muy buena corrección desde el punto de vista sindical”, manifestó el empresario a El Observador.

En tanto el presidente de la Asociación Rural, Fernando Mattos, dijo que las gremiales agropecuarias entregaron al Poder Ejecutivo una propuesta, que prefirió no revelar, con los planteamientos de los principales grupos (ganadería, agricultura y granja) para “avanzar” en las negociaciones salariales.

Indicó de todos modos que espera “llegar al primer acuerdo”, porque desde que el Poder Ejecutivo fija los salarios mínimos rurales, no se concretó ningún convenio en el ámbito agropecuario. Y recalcó que en los últimos dos años los salarios rurales se reajustaron más del 90%.

El presidente de la Cámara de Industrias, Washington Burghi, opinó que las negociaciones de esta ronda fueron “mucho más pobres” que las de 2005.

“Lamentablemente no fue igual que el año pasado, que en el tiempo estipulado por el gobierno habíamos llegado a arriba del 95% de acuerdos con los sindicatos. Hoy estamos con aproximadamente 60% de acuerdos, pero todavía faltan algunos grupos por liquidarse”, afirmó. Además, señaló que esta vez, los Consejos de Salarios estuvieron acompañados por “paros y ocupaciones como forma de coacción y presión”.

POR ERNESTO ALAZRAKI DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR