En Uruguay, el 22% trabaja más de 48 horas todas las semanas

La cifra coincide con la tendencia internacional: en el mundo 614 millones de asalariados (el 22% de la fuerza laboral mundial) trabaja durante más de 48 horas semanales. Esta situación se agrava en muchos países en desarrollo. El informe «Tiempo de Trabajo en el mundo: Tendencia sobre horas de trabajo, leyes y políticas en una perspectiva comparada», analiza la situación de unos 50 países.

La lista de los países con jornadas más extensas es encabezada por Indonesia (con el 51,5% de los trabajadores por encima del límite de 48 horas semanales), seguido por Perú (50,9%), República de Corea (49,5%), Tailandia (46,7%9 y Pakistán (44,4%).

Las cifras no son demasiado alentadoras en Latinoamérica, donde Uruguay está bien ranqueado. Además de Perú, resalta Bolivia con 37,69% de los trabajadores con jornadas extensas, Honduras con 32,28%, Argentina con 28,4% y México con 26,2%. Uruguay aparece con el 22,11% y, más abajo, Panamá tiene el 17,3%.

La situación es muy variable entre los países industrializados. El 25,7% de los asalariados de Reino Unidos trabaja más de 48 horas mientras que la cifra baja a 18,1% en Estados Unidos, 17,4% en Japón, 12,1% en España y 10,6% en Canadá. Finlandia está entre los mejores ranqueados (9,65%), al igual que Holanda (6,95%), Noruega (5,25%), Lituania (4,55%) y Rusia (3,15%).

PERJUICIOS. El informe subraya que los horarios excesivos tienden a ser «nefastos e improductivos» y que «los límites horarios razonables ayudan a mantener la salud física y mental de los trabajadores y sus capacidades de producción». También tienen efectos positivos en la vida familiar y en la reducción de los accidentes en el lugar de trabajo.

Sin embargo, el organismo admite que las iniciativas para reducir las horas excesivas de trabajo han fracasado por diversos motivos: por la necesidad de las personas de trabajar más para completar sus ingresos o el uso extendido de las horas extras por parte de los empleadores.

«Esto evidencia que, en general, las leyes y políticas sobre horas de trabajo tienen una influencia limitada sobre la duración real de la jornada en los países en desarrollo, sobre todo en lo referido al máximo de horas semanales y al pago de horas extras», indican los autores del informe.

De hecho, en los países en desarrollo menos del 50% de las empresas respeta la duración legal de la semana laboral, que en general varía entre 40 y 48 horas. En Uruguay el Pit-Cnt anunció el pasado 1° de mayo que empezará a plantear la reducción de la jornada laboral en las negociaciones salariales de públicos y privados. El tema no está en la agenda del Ministerio de Trabajo.

DIFERENCIAS. La OIT afirma que se mantiene una «brecha de género» visible: los hombres tienden a trabajar un mayor número de horas y en las mujeres se da la situación inversa. En ocasiones realizan jornadas de menos de 35 horas debido al trabajo no remunerado en los hogares y por ocuparse de los miembros de la familia.

Por otra parte, la OIT afirma que las jornadas de trabajo suelen ser más largas en el sector de servicios, particularmente en las ventas al por menor y mayor; la hotelería y gastronomía; el transporte y almacenamiento. El empleo informal también provoca jornadas demasiado largas.

El estudio dice que la economía informal genera al menos la mitad de los empleos en todas las regiones en desarrollo. Alrededor del 30% de los hombres que trabajan por cuenta propia lo hacen durante más de 49 horas semanales.

El documento menciona casos puntuales, como el de México, donde la proporción de trabajadores que pasan más de 48 horas en ventas es más elevada que en cualquier otra industria. Los servicios de seguridad están entre los que tienen mayor número de horas de trabajo legal, hasta con 72 horas semanales en Jamaica. Por grupos de edad, los empleados jóvenes y aquellos cercanos a la edad de la jubilación trabajan menos horas, lo que en realidad refleja la falta de oportunidades de empleo para ellos.