Encrucijada en frente laboral

En la reunión de 96 organizaciones de la Cámara se informó que, de los 44 subgrupos de los Consejos de Salarios en esa actividad, se han logrado acuerdos o existen posibilidades de hacerlo solo en 22. En los 22 restantes las perspectivas de entendimiento siguen trancadas.
Juan Mailhos, negociador de la Cámara, explicó que el fracaso de las negociaciones en la mitad de los subgrupos se debe a que han sido incorporados temas y aspectos no salariales, contradiciendo lo dispuesto en la ley que restableció los Consejos de Salarios. Incluyen no solo las licencias sindicales, punto principal de discrepancia, sino también aspectos de atención sanitaria y seguridad en el trabajo.

Como derivación de esta situación en los Consejos, Mailhos señaló que la ley de negociaciones colectivas que propicia el gobierno para salir del atolladero solo contaría con la participación de las empresas de la Cámara si primero se deroga el decreto que legalizó las ocupaciones como extensión del derecho de huelga. De no cumplirse esa condición previa, este sector del empresariado no concurriría a las reuniones tripartitas previstas por el gobierno para discutir el nuevo texto legal.

Es una posición razonable, ya que las ocupaciones, muchas veces absurdas y dispuestas por una minoría de trabajadores, violan los derechos constitucionales de propiedad y de libertad de trabajo. El gobierno ha fracasado hasta ahora en diseñar una política laboral equilibrada. La posición de la Cámara de Comercio lo pone en la disyuntiva de encontrar una solución o ensanchar una brecha que puede tornarse insalvable.