Encuesta de Comercio y Servicios (período de referencia enero-junio de 2003)

Se realizaron aproximadamente 200 entrevistas, entre las que se cuentan las opiniones de los informantes calificados, de las empresas comerciales, incluidas aquellas que comercializan automóviles y camiones (afiliadas a ASCOMA), maquinaria agrícola y tractores (afiliadas a CITRAMA), así como de las empresas de servicios, abarcando en total a más de 500 locales y una población ocupada cercana a las 13 mil personas.

Como consecuencia de los cambios que se vienen produciendo en la oferta comercial (gran movilidad) se ha continuado con el proceso de inclusión de nuevas empresas en varios de los giros estudiados, a la vez que se han dado de baja a las que lamentablemente han abandonado el mercado.

El objetivo del estudio es reflejar la evolución de las ventas reales agregadas en cada uno de los giros, a través de variaciones porcentuales, que surgen de comparar magnitudes entre iguales períodos de años consecutivos.

Se informa sobre las variaciones reales, utilizando el mejor indicador de precios disponible, ya sea a nivel del giro, o de la propia empresa, cuando ello es posible.

Como ya es tradicional, se informa asimismo acerca de la evolución de las importaciones, a partir de una selección de los principales rubros dentro de los giros estudiados, sobre la base de información elaborada por nuestro departamento de Comercio Exterior.

PRINCIPALES RESULTADOS DEL ESTUDIO

En este Segundo Trimestre y Primer Semestre del año 2003, la venta para el conjunto de los giros comerciales ha continuado cayendo respecto a los niveles de similares períodos del año anterior.

La mayor parte de los empresarios entrevistados e informantes calificados considera que la caída en la venta concuerda con su expectativa, dado que se está comparando contra un período del año pasado anterior al ajuste cambiario.

Al mismo tiempo se señala cierto optimismo respecto a la situación económica del país y se opina que sobre fines del trimestre se habría llegado a un «piso» de actividad, a partir del cual es posible pensar en una recuperación.

En forma ampliamente mayoritaria, los empresarios e informantes tienen la percepción que, en este segundo trimestre del año, se observaría un mejoramiento de la situación económica general. Asimismo sostienen que se espera una mejora en los meses próximos en cuanto a la actividad comercial propia, sobre todo con referencia a un segundo semestre del año 2002 especialmente crítico.

Se reitera que, ante el importante encarecimiento de las importaciones y la severa contracción de la capacidad de consumo, la población se ha visto obligada a realizar un intenso proceso de sustitución de artículos de consumo hacia aquellos más baratos.

Esto ha obligado a los empresarios a adquirir bienes sustitutos en el exterior a menor costo, para lo cual se han orientado más hacia los mercados de la región. Simultáneamente, y tal como lo hemos venido comentando, en algunos giros ha aumentado de manera importante la participación de artículos nacionales.

Por las razones expuestas de ajuste cambiario y sustitución de bienes, la generalizada caída de la facturación en dólares e inclusive en pesos no ha sido necesariamente el reflejo de una significativa caída de la venta física, cuya medición es nuestro principal objetivo.

Para ello, se cuenta con la información de las variaciones de precios que surge de las propias empresas así como del I.N.E.(Instituto Nacional de Estadística), siendo dichas variaciones marcadamente diferenciadas por giros, comercios y artículos.

A fin de asegurar la subsistencia de las empresas, muchos de nuestros entrevistados reiteran que se han visto en la necesidad de continuar con los ajustes estructurales, lo que se traduce principalmente en menor personal y redimensionamiento de la empresa.

Cabe precisar que han sido positivamente valoradas las jornadas de estacionamiento libre en el Centro de Montevideo, oportunidad en la que los comerciantes ofrecieron importantes descuentos y que fueron aprovechados por un público que había perdido la costumbre de concurrir a esta zona.

Finalmente, preocupa a los empresarios el crecimiento de la informalidad, que se nutre tanto de mercadería importada, como de mercadería de origen nacional, especialmente agravado a partir de la implantación de los derechos específicos.