Energía: preocupa crisis argentina pero el suministro está asegurado

Pese a que la crisis energética que afecta a Argentina genera una moderada preocupación en el gobierno uruguayo, el abastecimiento de gas y energía eléctrica está asegurado por el momento y no existen indicios que demuestren lo contrario.
A diferencia de lo ocurrido en los últimos dos años -en los cuales la escasez de lluvias complicó la generación eléctrica – la sucesión de precipitaciones ocurridas en el primer semestre echó por tierra la eventual aplicación de restricciones, como ocurrió en 2006, y aseguró el suministro normal para todo el invierno, indicaron fuentes de UTE.

Sin embargo, si hubo el mes pasado problemas en el suministro de gas licuado de petróleo (supergás), lo que coincidió con la aparición de los primeros días fríos.

Esa situación de desabastecimiento a su vez había coincidido con un aumento de la demanda y con el retraso de las obras de mantenimiento de la refinería de La Teja, lo que llevó a Ancap a importar ese energético desde Argentina.

La coyuntura no parece haber llegado hoy a ese límite, pese a que el frío hizo su obra y volvió a acrecentar la demanda a partir de esta semana.

El presidente de ANCAP, Daniel Martínez, dijo ayer que el consumo de supergás ya batió un récord “histórico”, al punto tal que mientras en esta época del año se entregan 1.236 metros cúbicos de supergás por día a las distribuidoras en 2006 se entregaban 630 metros cúbicos diarios.

“Supergás hay, pero la demanda es tan grande que los vehículos de las distribuidoras no dan abasto para cumplir todos los pedidos”, señaló el funcionario.

Pero el vicepresidente del ente, Raúl Sendic, sugirió, en diálogo con El Observador, que se observa con cierta preocupación la crisis energética que padece Argentina.

No obstante, aseguró que el suministro de gas licuado de petróleo y de gas natural están asegurados, pese a que ese país aplica restricciones a los envíos de gas natural. Sendic recordó que de los 300 mil metros cúbicos de gas natural que Uruguay importa por día desde Argentina, solo está recibiendo 230 mil metros cúbicos.

En tanto, fuentes de la empresa Petrobras, que controla la mayoría del paquete accionario de las distribuidoras MontevideoGas y Conecta- informaron a El Observador que el suministro residencial está “garantizado”. Empero, indicaron que el abastecimiento a algunas grandes industrias es “interrumpible” por contrato si surgen inconvenientes con la llegada del gas.


Crisis. En Argentina, la ola de frío polar acentuó desde el fin de semana los severos problemas de suministro energético que ese país ha venido padeciendo en las últimas semanas.

Esa grave situación, generada inicialmente en las dificultades de generación de las represas hidroeléctricas por la falta de lluvias, se complicó en los últimos días por el déficit en el suministro de gas.

Pese a que el presidente Néstor Kirchner dijo que no habrá inconvenientes, la realidad marca que esta semana aumentaron los cortes en el suministro de gas a empresas e industrias.

Aunque admitió que el país está “al límite”, atribuyó las carencias al crecimiento de la economía y prometió inversiones para capear el temporal.