Energía y reforma fiscal marcan agenda de riesgos para este año

Si esto es así se mantendría en buenos términos los precios de los principales productos que Uruguay exporta.

Se espera que las tasas de interés continúen bajas y que el acceso a financiamiento para países como Uruguay siga siendo óptimo como el año pasado.

COSTOS. Al igual que el gobierno los economistas consultados están atentos a la evolución del precio del petróleo y a si se repetirá la seca que el año pasado obligó a un esfuerzo fiscal adicional de entre U$S 230 millones y U$S 250 millones. Para 2007 el equipo económico fijó un piso de generación de U$S 200 millones cuando el año pasado había estimado un costo de U$S 140 millones. «Sigue presente el riesgo de altos precios energéticos por el petróleo. Este sería el de mayor probabilidad en 2007», dijo Adrián Fernández, economista de la consultora CPA Ferrere.

Mientras el Instituto de Economía prevé que el precio del crudo se mantendrá en el promedio de 2006, Fernández destacó la volatilidad en los valores influenciados por conflictos políticos y militares.

Una suba muy pronunciada del precio del petróleo puede llegar a ser un «factor de riesgo» para el cumplimiento de las metas de inflación, dijo Mercedes Comas de PriceWaterhouseCoopers.

La duda que persiste entre los economistas es si el gobierno podrá hacer frente en 2007 a un escenario similar de sequía que el del año pasado. «Si así sucediera, el gobierno no tendría el mismo margen para absorber los costos como sucedió este año, habida cuenta de la mayor restricción que se impuso en materia de superávit primario -4% del PIB- y que los ingresos públicos crecerán a menor tasa», dijo Marcelo Sibille de KPMG. Por ello ese costo sería trasladado a los consumidores vía tarifas «con los consiguientes efectos negativos sobre la demanda agregada».

Fernández señaló que cada vez «estamos más vulnerables a descomposiciones climáticas como la sequía para la oferta energética». Una nueva seca es «también un riesgo aunque las medidas que está tomando UTE probablemente mitigue su intensidad», remarcó.

Además de acelerar el proceso para ampliar la capacidad de la central de Puntas del Tigre y buscar alternativas para una mayor oferta, UTE ya elevó al Poder Ejecutivo una propuesta de suba promedio para enero de 8,9%. A esto se suma que en estas horas se decidirá un alza en los combustibles.

REFORMA. Donde la previsión del gobierno y la de los economistas choca es en el efecto de la reforma tributaria sobre el consumo. El Ministerio de Economía cree que generará una suba, los analistas sostienen que su aplicación genera incertidumbre sobre el comportamiento de los consumidores.

Jorge Caumont considera que la aplicación de la reforma es «el mayor riesgo que enfrenta la economía» porque puede generar «una caída en el ingreso disponible de la población y llevar a una consecuente disminución del ritmo de crecimiento de la inversión y del consumo privado». La suba de los aportes patronales a la industria -que hoy está exonerada- podría traer «una merma en la rentabilidad empresarial y una reacción negativa de la producción en varios sectores manufactureros», expresó.

Para el Instituto de Economía «la incertidumbre» sobre el efecto de la reforma sobre los ingresos de las capas medias «podría amenazar el incremento del consumo» previsto para 2007. El gobierno estimó que el consumo crecerá 4,6% este año.

Mercedes Comas y Horacio Morero también apuntaron a la incertidumbre por la reforma. El economista también mencionó el impacto de los conflictos laborales. Sin embargo, «difícilmente estas incertidumbre alteren la senda del crecimiento» que registra el país, estimó el economista de Tea.