Enérgica suba de tasas porque persiste riesgo inflacionario

Ayer el Comité de Política Monetaria (Copom) decidió que a partir de hoy la tasa call interbancaria pase de 5% a 7%. Habrá un corredor definido por la tasa de captación de depósitos que toma el Central (que pasa de 4% a 6%) y la de «facilidad de crédito» en pesos a los bancos que se eleva de 6% a 8%.

Minutos después de divulgarse la medida operadores financieros elogiaron el paso del Central, descartaron que exista una corrida contra el dólar y dijeron que ahora se notará más un impacto sobre las tasas de los préstamos bancarios.

Sorprendidos porque esperaban una suba de un solo punto, los ejecutivos y gerentes consideraron poco probable que haya más presión sobre el dólar o que ingrese capital desde fuera para vender divisas y aprovecharse de los buenos rendimientos en pesos. «No va a pegar mucho» dijo un jefe de mesa de dinero. «Lo dirá el mercado», contestó el titular del BCU, Walter Cancela, en la conferencia tras el Copom.

Entre los economistas hubo quienes expresaron temor sobre el impacto sobre el dólar y la actividad (ver aparte).

El tono del comunicado del Copom confirmó que la suba de tasas no termina aquí y que, más allá que las medidas fiscales estén tirando hacia abajo el Índice de Precios al Consumo (IPC), las presiones por demanda siguen muy presentes.

En el texto se dijo que se «seguirá profundizando la orientación contractiva de la política monetaria» para «amortiguar» efectos de shocks sobre los costos de producción y de prevenir riesgos de presiones inflacionarias por el lado de la demanda.

Ayer por primera vez el Central expresó públicamente el riesgo que implica que la suba de costos salariales supere la productividad. Esto puede llevar a que las empresas se vean presionadas a subir sus precios porque a la vez que pagan más por salarios, los trabajadores no producen en mayor cantidad.

Desde inicios de la administración se dijo que los ajustes salariales eran compensados por el alza de la productividad. «Hay que poner atención sobre la evolución de la productividad, que si bien sigue creciendo ha enlentecido el ritmo. Por lo tanto, si existe un desalineamiento entre el crecimiento de la productividad y el crecimiento de los salarios pueden introducir presiones de costo», afirmó Cancela acompañado por el vicepresidente de la autoridad monetaria, César Failache y el director Álvaro Correa.

Según el titular del BCU «los desvíos en el IPC provienen de presiones de carácter temporales que han persistido más de lo esperado». Se espera, sin embargo, que los precios internacionales no crezcan al mismo ritmo que este año.

Pero, indicó, «hay que poner atención en otros factores de riesgo». Mencionó el que la demanda interna supere la capacidad de oferta de bienes y servicios y que esto, lógicamente, eleve los precios.

A tono con el discurso del Ministerio de Economía, Cancela, separó los factores que pegan sobre la inflación y cómo encara la política fiscal y la monetaria el problema. Dijo que «el fenómeno inflacionario es mixto», con presiones por el lado de la oferta (suba de precios internacionales, factores climáticos) y por el lado de la demanda. Destacó que el consumo creció 9% en el primer semestre del año por encima del PIB, que lo hizo 5,8%.

«Hubo perfecta coincidencia» entre Economía y el BCU, dijo Cancela. Esto es, la política fiscal (baja de tarifas, exoneración de impuestos) se encarga de las presiones de oferta y la monetaria las vinculadas por la demanda, al contraer y quitar pesos del mercado.

puja. Durante la conferencia Cancela reconoció que la suba de dos puntos «no es común» y pasó un mensaje a los que hasta ahora criticaron que la tasa de referencia no era contractiva porque era negativo en término reales (por debajo de la inflación).

Remarcó que el 7% la ubica en términos positivos reales respecto a la inflación esperada. El Copom reafirmó su objetivo de que la inflación se ubique entre 4% y 6% en los próximos 18 meses.

Ayer el Central admitió que habrá un alza también en las tasas de corto plazo de las Letras de Regulación Monetaria (LRM) y que ello hará que crezcan las tasas a los depósitos que pagan los bancos, estimulando al ahorro frente al consumo. Fuentes financieras dijeron que el traslado a los depósitos no será inmediato.

Previsor, Cancela dijo que el BCU «no está dispuesto» a convalidar tasas espectacularmente positivas en LRM). Dijo que el alza se dará en letras de corto más que en las de mayor plazo.