Enfático rechazo empresarial a reducción de jornada laboral.

POR MAXIMILIANO MONTAUTTI DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR

En momentos de crisis, hay que pensar en trabajar más, no en trabajar menos”, afirmó el asesor laboral de la Cámara de Comercio, Juan Mailhos, consultado sobre la propuesta del PIT CNT de reducir la jornada laboral como medida para que la crisis no redunde en la pérdida de las fuentes de trabajo.
Desde el sector empresarial se rechaza enfáticamente esta posibilidad que ya había sido negada en la última ronda de Consejos de Salarios el año pasado. Además, los empleadores entienden que ya están dadas las condiciones para que se activen las cláusulas de salvaguarda que el Poder Ejecutivo incluyó en los convenios colectivos, más allá de que algunos no comparten la “vaguedad” del texto de esta cláusula. (ver apunte).

En la reunión que mantuvieron representantes del PIT-CNT con el Gabinete Productivo, quedó clara la postura de la central sindical: la fuente laboral no debe sufrir el impacto de la crisis financiera mundial. Para ello, y asumiendo que el impacto de la crisis será sectorial y no general, el PIT-CNT propuso para algunos sectores industriales la reducción de la jornada laboral –en primera instancia sin reducción salarial–, para que no haya pérdida de puestos de trabajo.

Negativa. La respuesta empresarial no se hizo esperar. Mailhos sostuvo que la posibilidad de recortar las horas trabajadas, ya había sido rechazada “enfáticamente” cuando los sindicatos quisieron incluirla en la última ronda salarial. Y eran otros tiempos, dijo Mailhos, con otra situación y otra perspectiva económica.

Igualmente, el asesor señaló que formalmente no conocen la propuesta que el PIT-CNT le realizó al gabinete productivo el martes. “Ellos (el PIT-CNT) reclaman siempre formalidad; si tienen una propuesta deberían plantearla en los ámbitos de negociación que existen”, remarcó.

Por su parte, el asesor de la Cámara de Industrias, Gonzalo Irrazábal afirmó que la reducción de la jornada laboral sin rebaja salarial implica un aumento directo de los costos laborales y de los salarios.

Además, sostuvo que esa medida también incide en la inflación, por lo que en un escenario de crisis no sería adecuado aumentar el costo empresarial e introducir elementos que potencien la suba de precios.

“Hay que ser más creativos y más intuitivos. La reducción de la jornada no es la solución, y tentando a la inflación menos”, indicó Irrazábal a El Observador.

Cláusulas. El asesor industrial también se refirió a la cláusula de salvaguarda incluida genéricamente en todos los convenios colectivos del sector privado, y expresó que ya es tiempo de que comiencen a aplicarse. Igualmente, Irrazábal criticó la postura del Poder Ejecutivo que “impuso” de manera genérica la cláusula de salvaguarda. Desde su punto de vista, el mecanismo debió haberse adecuado a cada sector de actividad.