EP resolverá tema agua luego de asumir

Igorra dijo a El Observador que al gobierno electo no le corresponde intervenir en torno al proceso de transición que viene llevando a cabo el gobierno en ejercicio.

Subrayó que el Encuentro Progresista no pretende conformar “un gobierno paralelo”. Sin perjuicio de ello se mostró de acuerdo con el decreto del Poder Ejecutivo que estableció que las empresas concesionarias deberán continuar prestando los servicios “en las mismas condiciones que vienen haciéndolo hasta el presente” mientras transcurra el proceso de transición.

Dijo al respecto que el gobierno hizo bien en comunicar a las empresas que “deberán adecuarse a los tiempos y determinaciones” que el Estado considere necesarios para proceder en torno a la aplicación de la reforma.

Igorra dijo que la posición de la administración de izquierda surgirá luego de estudios de expertos constitucionalistas. El presidente electo, Tabaré Vázquez, antes de las elecciones opinó que los efectos de la enmienda constitucional no afectaban las concesiones vigentes.

Más allá de ese análisis, Igorra consideró que “la población tiene que tener tranquilidad, certeza y seguridad de que el gobierno electo va a realizar las obras de saneamiento para dar la cobertura que sea necesaria en el país”.

Fundamentalmente quiso llevar esa tranquilidad a los departamentos de Maldonado y Canelones, donde consideró que puede existir “mayor inquietud” a raíz de la aprobación de la reforma.

Consultado sobre si el gobierno entrante está dispuesto a analizar la propuesta lanzada por el intendente de Maldonado, Enrique Antía, en cuanto a municipalizar los servicios de saneamiento en ese departamento, el futuro viceministro de Vivienda afirmó que se trata de “una propuesta a analizar”.