Equipo económico del EP define pautas para renegociar la deuda

Según informó ayer a El Observador una integrante del plantel que controlará las finanzas del gobierno de izquierda, las estrategias deberán “estar listas” antes de fin de mes, teniendo en cuenta que en diciembre se producirán dos decisivas reuniones con representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM).

El informante dijo que se negociará sobre la base de una deuda global que para el próximo año alcanza a los US$ 1.400 millones, solo por concepto de amortizaciones. Agregó que para el año 2006 los vencimientos se ampliaron a US$ 2.650 millones, producto, en parte, de que el actual gobierno negoció con el FMI postergar el pago de US$ 650 millones que debían hacerse en 2005. En este sentido, el vocero dijo que en las negociaciones se procurará flexibilizar las exigencias para que los pagos se hagan compatibles con las necesidades internas del país.

No obstante, señaló que el diseño de los planteos estará supeditado a los nuevos datos que se obtengan en sucesivas reuniones con las autoridades del Ministerio de Economía. Una de las informaciones claves es conocer los flujos de fondos que ingresarán al país en base a las negociaciones que se establecieron con los organismos durante la administración del presidente Jorge Batlle. El informante precisó que “los números recibidos” hasta el momento coinciden con los que manejan los servicios técnicos de las entidades financieras. Asimismo, señaló que la transición económica se está realizando “de forma sumamente prolija”.

Por otra parte, se estableció que las aspiraciones se ajustarán a la necesidad de contar con recursos de los bancos internacionales para financiar un plan de asistencia integral, que abarca el programa de emergencia social y proyectos para el desarrollo del aparato productivo del país y la modernización de la infraestructura.

Ajustada la estrategia de renegociación de la deuda, la fuente dijo que el equipo económico finalizará la confección del plan financiero que sustentará el programa de emergencia social, que será instrumentado a partir del 1º de marzo para atender a 800 mil personas en situación de indigencia y pobreza. El plan social será, básicamente, financiado con recursos del BM. El director de esta entidad para Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay, Axel Van Trotsenburg, señaló hace 10 días en Montevideo que aún no se resolvió el monto de la asistencia, pero recordó que el nuevo gobierno recibirá dos desembolsos por un monto de US$ 225 millones.