Escasez histórica de agua en las represas eleva costo de la energía.

Si no llueve en los próximos días y de manera abundante sobre todo en el norte y centro del país, 2009 será recordado como el peor año de la historia de Uruguay en cuanto a la generación hidroeléctrica.
Por ahora no está previsto, pero puede ser que el gobierno se vea en la necesidad de aumentar las tarifas de UTE en el correr del año y volver al ahorro compulsivo de energía, al menos en la Administración Pública. Ya lo hizo en agosto y setiembre del año pasado.

En tanto, UTE ya subió las tarifas en febrero 2,3%, en lo que se anunció sería el único aumento del año.

El director de Energía del Ministerio de Industria, Ramón Méndez, aseguró a El Observador que en un escenario adverso como el actual, prácticamente sin agua en las represas, las restricciones al consumo “son una posibilidad”.

Respecto a las tarifas, comentó que si bien no hay intención de aumentarlas otra vez, si la situación empeora puede que se revea la decisión.

El ministro de Economía, Álvaro García, dijo este viernes que “no se puede descartar” un nuevo ajuste de tarifas y que el gobierno analizará el déficit hídrico día a día.

Y es que la represa de Salto Grande apenas genera 100 megavatios de los 1.800 que produce en condiciones normales, al tiempo que las tres represas ubicadas sobre el Río Negro están directamente “paradas”, advirtió Méndez.

A falta de agua en las usinas UTE echó mano a la generación térmica, al parque eólico y a la producción en base a biomasa, además de recurrir al acuerdo vigente con Brasil y Argentina para traer energía de esos países.

Esto hizo que el costo de generación se haya multiplicado por 40 en los últimos meses, lo que explica gran parte del déficit fiscal de las cuentas públicas, que ya está en 1,9% del Producto Bruto Interno (PBI), (ver página 9).

Mientras generar un megavatio por hora cuesta US$ 5 en la represa de Salto Grande, en las distintas plantas de generación térmica puede tener un costo de hasta US$ 200.

Catástrofe pero sin crisis. Méndez aseguró que la situación en cuanto a la generación hidrológica es “catastrófica”. Hasta ahora solo superada por lo ocurrido en 1945.

El director de Energía explicó que UTE puede trabajar a pérdida en “años malos” porque equilibra su presupuesto cuando tiene “años buenos”.

El problema es que el peor año para Salto Grande es precisamente 2009, el segundo peor año fue 2005 y el tercer peor año de su historia fue 2006.

Méndez advirtió que si no fuera por las fuentes alternativas utilizadas para generar electricidad, “hace dos meses que habría cortes de luz” en el país.

Por eso es que “no se puede hablar de crisis energética”, aseguró.

“A pesar de la catástrofe en las represas, el sistema energético global que tiene ahora el país es un éxito, responde bien y por ahora el suministro no se afectó. Cumplimos con el 100% de abastecimiento de electricidad”, precisó Méndez.

Pero la situación puede empeorar si no llueve, y según los pronósticos meteorológicos no caerá una gota en los próximos 15 días.

El déficit hídrico en las represas se suma a la sequía que ahora golpea sobre todo al norte y noreste del país. El año pasado la seca afectó a los departamentos del sur, centro y oeste. La sequía agrometeorológica es también una de las peores en la historia del país.

La Asociación Rural del Uruguay estimó en US$ 860 millones las pérdidas en el sector.