España protesta por riesgo de inversiones

El gobierno de España y el empresariado pesquero de ese país, transmitieron formalmente al gobierno uruguayo su “preocupación” por el futuro de las inversiones piscícolas españolas en Uruguay, donde el extendido conflicto obrero-patronal afectó a las firmas atuneras de ese origen y arriesga la concreción de una inversión millonaria en la bahía de Montevideo.
El titular de la Dirección de Recursos Acuáticos (Dinara), Daniel Montiel, confirmó a El Observador la “preocupación expresada de parte del gobierno de España” a su par uruguayo sobre la evolución del sector, tras 11 meses de paralización de la flota atunera.

La inquietud del Ejecutivo español fue transmitida “por el señor embajador” a través de sendas “reuniones” mantenidas días atrás “con el subsecretario (Ernesto) Agazzi y conmigo”, dado que la Dinara es una unidad ejecutora del Ministerio de Ganadería (MGAP).

De hecho, el propio Montiel y el titular del MGAP, José Mujica, recibieron “una nota” remitida por el “cluster español” de la pesca, es decir la “asociación empresarial más grande” de España en el “manejo de los buques pesqueros” que operan “en terceros países”, informó Montiel.

Los empresarios ibéricos trasladaron de ese modo “su preocupación por los intereses pesqueros españoles en Uruguay”, y se ofrecieron a las autoridades locales para “mediar y actuar” entre los actores enfrentados.


Inversión. La flota atunera nacional se integra con 13 buques que no capturan desde hace 11 meses, a causa de un interminable diferendo entre los propietarios y el Sindicato del Mar (Suntma). Los 13 navegan con el pabellón uruguayo, aunque el capital de origen español predomina entre las compañías del subsector.

Los dueños de dos barcos atuneros suscribieron convenios laborales con el Suntma y fueron “liberados” para salir a la mar. No obstante, fuentes del sector señalaron a El Observador que uno de ellos accedió a hacerlo solo para “poder recuperar” el navío y “sacarlo” de la jurisdicción nacional, ya que “no volverá a puerto con bandera uruguaya izada”.

Pero en el Poder Ejecutivo también preocupa el asunto. Es que, según fuentes oficiales, dos grupos económicos españoles interesados en participar de una inversión por U$S 90 millones, para construir un polo portuario pesquero próximo a la playa de Capurro, evaluaron que “el sector de la pesca en Uruguay presenta un panorama difícil”. Por eso, según las fuentes, manifestaron al gobierno que “por ahora pasan” de realizar el proyecto. “No van a invertir en Montevideo”, aseguraron.


“Certeza jurídica”. Montiel admitió que la situación de la flota atunera es “absolutamente irregular”. “En ningún país del mundo hay una pesquería detenida por tantos meses”, lamentó el jerarca, al aclarar que “la administración mantiene los criterios de seguridad que el Poder Ejecutivo ha dado a todas las inversiones, españolas y de todos los países”.

Por ello, los responsables del MGAP “expresamos al embajador el más firme compromiso de la administración” para “manejar el tema con absoluta responsabilidad y ecuanimidad”, indicó. “Nosotros estamos llamando a la inversión”.