Especialistas destacan ventajas para uruguay luego de la visita

El primer gobernante de izquierda en la historia uruguaya se pasará varias horas con quien encarna, para algunos sectores del Frente Amplio, prácticamente el peor de todos los males y el símbolo más claro del «imperialismo».

Sin embargo, esa reunión no sólo no perjudicará la elevada imagen que tanto el gobierno como el propio Vázquez tienen ante la opinión pública, sino que además le permitirá al mandatario aumentar su popularidad y dar inicio a vínculo comercial más estrecho con la principal potencia del mundo.

A esa conclusión llegaron varios especialistas en opinión pública consultados por El País, que evaluaron cómo incidirá en el gobierno frenteamplista la llegada del presidente Bush.

Todos coincidieron en que Uruguay tiene más para ganar que para perder y manifestaron que el rechazo que el mandatario estadounidense puede generar en sectores de la población no será suficiente para opacar la imagen de Vázquez.

simpatía. Adriana Raga, de la consultora Cifra, dijo a El País que Bush «no es simpático» para la mayoría de la población uruguaya que «difícilmente» vaya a cambiar de opinión, entre otras cosas por los perjuicios a los que se enfrentará a partir del viernes 9 cuando, por ejemplo, quiera salir a circular por puntos de la ciudad que estarán restringidos.

Sin embargo, de acuerdo a sondeos de la empresa Cifra, entiende que «la gran mayoría» de la población está de acuerdo con seguir la línea del presidente Vázquez y del ministro de Economía, Danilo Astori, de acercarse a Estados Unidos por razones comerciales. Ese sondeo reveló en noviembre que el 59% de la población estaba a favor de firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC).

Según Raga, los resultados comerciales de la visita dependerán de la «intención» de Estados Unidos, pero estimó que es más fácil dar «concesiones» a un país del tamaño de Uruguay que a uno como Brasil.

La especialista, además, aseguró que las manifestaciones de grupos radicales no tendrán incidencia y que en caso de registrarse incidentes, se podría hasta ver favorecido el propio presidente estadounidense.

Por su parte, Juan Carlos Doyenart, de la empresa Interconsult, manifestó que «es muy importante» para Uruguay que «la principal potencia lo elija para relacionarse». «Demuestra que se puede relacionar con un gobierno de izquierda y eso abre posibilidades para Uruguay a un mercado que es apetecible para cualquier país», acotó.

Doyenart manifestó que cuando el presidente Vázquez en el acto del viernes 2 hizo referencia a la concepción «antimperialista» del gobierno, en realidad se refirió al Frente Amplio. «En el pasado el Frente Amplio tuvo un duro enfrentamiento con Estados Unidos y eso sacude a la interna. Pero Vázquez lo ha venido manejando bien», comentó. Según Doyenart, algunos grupos pueden sentirse «molestos» con la llegada de Bush, pero se trata del «voto cautivo del Frente Amplio». «El resto del electorado, el que lo hizo crecer en la elección, no lo ve mal», estimó el especialista.

A nivel comercial, además, «Uruguay sigue abriéndose puertas con otros mercados».

cautela. El politólogo Daniel Chasquetti, en tanto, fue más cauto y estimó que no puede estimarse el impacto comercial de la visita hasta que Bush abandone el país. El especialista enfatizó en que parte de la población «no ve bien a Estados Unidos» y por eso el gobierno queda en una «encrucijada». «Dependerá del resultado de la reunión», dijo.

Según Chasquetti, Vázquez no enfrentará dificultades en la interna frenteamplista, porque sólo se trata de «grupúsculos» de poca incidencia electoral. Aseguró, además, que no cree que en la movilización del Pit-Cnt vaya a haber dificultades.

Por su parte, el politólogo Romeo Pérez, manifestó que dependerá de cómo Vázquez «gestione» la visita para medir el impacto en la sociedad.

«Es una oportunidad para señalar un rumbo y fijar una política exterior», dijo. «También es un importante intercambio político», agregó.

Según Pérez, Vázquez podría tener efectos negativos con la visita de Bush si desde el punto de vista comercial no se logran consensos en los temas que tiene previsto promover Uruguay.

También, dijo, sería negativo que Vázquez «perdiera la oportunidad de clarificar la inserción internacional», comentó.

Pérez, además, manifestó que el gobierno de Bush ahora está mejorando su relación con los países de la región.

Puso como ejemplo que a nivel latinoamericano, además de Uruguay y Chile, la administración estadounidense está logrando una buena sintonía con Brasil, similar a la que tuvo durante el gobierno del ex presidente Fernando Henrique Cardoso. «No es como el primer gobierno de Lula», agregó.