Esperan que la Haya no aplique medidas pero condene bloqueo

Es que en la administración del presidente Tabaré Vázquez se estima que el resultado de la Corte Internacional de Justicia le favorecerá al momento de dar su veredicto por la solicitud de medidas cautelares para que se levanten los cortes en los puentes. De acuerdo a fuentes de gobierno consultadas por El País, si bien tradicionalmente la Corte no hace lugar a ese tipo de medidos, se entiende que se expedirá en términos favorables a Uruguay.

Según las fuentes, se espera que aunque La Haya no disponga las medidas cautelares, en su dictamen haga referencia a que los cortes deben ser levantados. En ese sentido, se aguarda una resolución similar a la que meses atrás adoptó el Tribunal Arbitral del Mercosur, que no ordenó levantar los piquetes pero sí cuestionó esa medida e instó a que se dejaran sin efecto.

Eso, explicaron, se considera una suerte de «condena» o «sanción» a la posición del gobierno argentino ante el diferendo. Por eso, en Uruguay se espera con «tranquilidad» y «expectativa» el resultado, ya que se considera que «no hay nada que perder».

La Corte levanta el receso el lunes 15 de enero, donde se aguarda que Argentina agregue nueva documentación.

Está previsto que el resultado de La Haya se conozca casi simultáneamente con la Cumbre de presidentes del Mercosur, que comenzará el 18 en Rio de Janeiro. Eso significaría un respaldo para Uruguay en la defensa de su postura ante el resto del bloque.

Si bien ayer trascendió en medios argentinos que el organismo se pronunciaría sobre las medidas cautelares esta semana, el embajador uruguayo en Francia, integrante del equipo legal ante La Haya, lo negó.

Es por eso que en las últimas horas, han sido escasas las declaraciones de jerarcas uruguayos. Aunque el canciller Reinaldo Gargano concedió varias entrevistas, no ahondó en el tema de La Haya.

Gargano básicamente cuestionó la decisión del gobernador de Entre Ríos, Jorge Busti, de prohibir la exportación de madera a Uruguay (ver nota aparte) y las acciones de los grupos ambientalistas. De acuerdo a las fuentes consultadas, en Argentina existe convencimiento que el resultado de La Haya les será adverso.

repercusiones. La cercanía del fallo en La Haya, y la idea de que será negativo a Argentina, comenzó a provocar fracturas en la interna del gobierno del presidente Néstor Kirchner.

Es por eso que en las últimas horas, comenzaron a conocerse acusaciones y críticas cruzadas entre jerarcas del gobierno.

El disparador de la polémica fueron dichos de la secretaria de Medio Ambiente, Romina Picolotti, que aseguró que el resultado de La Haya será responsabilidad de la Cancillería argentina.

«El proceso de negociación y el proceso jurídico lo lleva adelante la Cancillería. Es responsabilidad de la Cancillería. Desde siempre fue así», dijo Picolotti al diario Clarín. Cuando meses atrás los gobiernos se presentaron ante La Haya para dar sus argumentos por el pedido argentino de medidas cautelares, Picolotti no fue convocada a participar. Según Clarín, en el gobierno se entiende que está preparando su alejamiento del cargo, ante la posibilidad de un resultado adverso. Desde el entorno de la jerarca se negó esa versión.

Picolotti también consideró «legítima» la medida de bloquear Buquebús, iniciativa que el gobierno argentino no permitirá que se concrete.

No es la primera vez que hay un cortocircuito entre Picolotti y la Cancillería. La jerarca ha tenido fuertes diferencias con el representante de Medio Ambiente de la Cancillería, Raúl Estrada Oyuela. Los dichos de Picolotti tuvieron una amplia difusión, lo que motivó a que el jefe de gabinete, Alberto Fernández, intentara relativizar el diferendo. No existe «ningún cortocircuito», dijo.