Esperan una inflación de 8,08% para 2004

En diciembre las expectativas de inflación del sector privado volvieron a ajustarse a la baja por cuarto mes consecutivo. La modificación en las expectativas respondió principalmente al descenso de las tasas de inflación de los últimos tres meses y en especial a las tasas negativas registradas en octubre y noviembre en el Índice de Precios al Consumo.

Los economistas consultados en la encuesta del Banco Central ubicaron sus proyecciones de inflación para diciembre en 0,46% en promedio y en una media de 8,08% para todo el año. De esta forma, las expectativas de inflación para este año se redujeron en casi 0,9 puntos porcentuales en un mes.

La proyección para 2004 fue en alza luego de los altibajos del verano hasta ubicarse en el máximo del año de 11,5% en agosto. A partir de ahí la medición retrocedió 3,5 puntos porcentuales.

Pese a que las expectativas de inflación de los privados están mucho más alineadas con el gobierno de lo que lo estaban a principios de año aún hay cierta brecha entre las opiniones de los distintos analistas. El valor mínimo proyectado para diciembre fue de 0,1% y el máximo fue de 1,1%. En noviembre los valores para ese mes iban desde 0,2% a 0,7%.

En diciembre la proyección más baja de inflación para el año fue de 7,5% y la más alta fue de 9,5%.

Expectativas para 2005. Para los 12 meses cerrados en diciembre de 2005 los analistas preven en promedio una tasa de inflación de 8,81%. La medición de un año móvil hacia delante se redujo en 0,8 puntos porcentuales con respecto al mes anterior. Sin embargo las estimaciones de los distintos analistas continúan siendo dispares. El valor mínimo de inflación estimado para 2005 fue de 6,9% y el máximo fue de 12%.

En diciembre participaron 13 instituciones y economistas independientes en la encuesta realizada por la autoridad monetaria. En esta oportunidad colaboraron: los bancos ABN AMRO y BBVA, la Bolsa de Valores de Montevideo, la Bolsa Electrónica, las consultoras CPA/Ferrere, OIKOS, Deloitte y PriceWaterhouseCoopers,la Cámara de Industrias del Uruguay, el Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas y los economistas Jorge Caumont, Javier de Haedo, Michele Santo y Juan José Cladera.