Esta semana no habrá suba de combustible, dijo Villar

El ministro de Industria, José Villar, aseguró ayer que no se registrará esta semana un incremento en los precios de los combustibles pese a que a partir del jueves 1º de julio regirá la segunda corrección del año del Impuesto Específico Interno (Imesi).
“No hay razones para ajustar esta semana los precios de los combustibles debido a que los valores del petróleo siguieron a la baja, casi en la misma línea de los precios de referencia que maneja ANCAP (US$ 36,55)”, dijo el ministro Villar a El Observador.

El precio del crudo registró ayer un descenso de 3,5% en Nueva York. El precio del petróleo Texas cayó US$ 1,31 y se situó en US$ 36,24 por barril después de recuperar Irak la soberanía y aumentar el ritmo de exportaciones desde el sur de ese país (ver página 23).

La cotización del crudo quedó por debajo del precio de referencia de ANCAP. Sin embargo, el precio promedio para junio será superior a los US$ 38, según estima el ente.

El ajuste del Imesi rondará el 6% –depende del Índice de Precios al Consumidor de junio–, lo que implicaría una suba algo superior al 1% en los precios al público.

El ministro de Industria señaló no obstante que la próxima semana “puede ser otra historia”, insinuando la inminencia de un ajuste moderado en función del incremento del Imesi y que el precio internacional del petróleo se mantendrá en los actuales valores.

Aun así, dejó una puerta entornada: “Tal vez el incremento del Imesi se pueda financiar con una progresiva caída de los precios internacionales del petróleo, pero esto se sabrá con precisión la próxima semana”. También indicó que el ente petrolero estatal compró tres barcos de crudo, pero sólo uno arribó con cotizaciones por encima de los precios de referencia que maneja ANCAP.

Los analistas de los mercados del crudo consideran que el cambio de administración en Irak podría ayudar a reducir los ataques contra instalaciones petroleras, que hasta ahora ha sido objetivo frecuente de sabotajes y atentados. Además la recuperación del del flujo exportador desde el sur de Irak desde oleoductos que habían resultado dañados por acciones terroristas, fue otra noticia que influyó en el descenso de precios.

A eso se añade el final del conflicto laboral en el sector petrolero en Noruega, que en días pasados amenazó con recortar seriamente la producción ese país, considerado el tercero más importante a nivel mundial.