Estado ahorra US$ 8 millones mediante recompra de deuda

El Estado uruguayo se ahorró US$ 8 millones y logró “romper” una de las “grandes torres” de vencimiento de deuda pública en el mediano plazo por la recompra de US$ 240 millones de bonos a tenedores externos y locales, informó ayer el ministro de Economía, Danilo Astori, en conferencia de prensa.
La operación fue calificada como “muy exitosa” por Astori, ya que permite disminuir el peso de la deuda en relación con el Producto Bruto Interno (PIB) y destinar el dinero a las áreas sociales.

De los US$ 240 millones recomprados, US$ 124 millones fueron adquiridos en el ámbito local y US$ 116 en el exterior. Del monto total, US$ 191 millones se abonaron en moneda extranjera y US$ 50 millones en Unidades Indexadas.

En la operación financiera se destaca la participación de un bono de referencia con vencimiento en 2011, que representó el 42% del monto abonado por el Estado.

Astori señaló que de esa manera se logró “partir a la mitad” una “gran torre” a la que se enfrentaba la economía uruguaya y “despejar el panorama financiero” para el próximo gobierno.

El ministro añadió que –a su juicio– la operación se inscribe en una política de “administración profesional” de la deuda que está llevando adelante el gobierno del Frente Amplio.

En total, el Ministerio de Economía tenía autorización para recomprar US$ 500 millones y Astori señaló que, a pesar de que la operación no alcanzó a la mitad de ese monto, demostró una “gran confianza” en el futuro del país.

“Los US$ 260 millones que no se recompraron es porque los tenedores no están dispuestos a cancelar su bono ni siquiera por efectivo y eso es muy bueno para el país”, sostuvo el ministro.


Precios de Brasil. Por su parte, Carlos Sténeri, jefe de la Unidad de Gestión de Deuda, dijo que la operación permitió a Uruguay “testear” el mercado, porque a priori no se sabe el precio al que los tenedores están dispuestos a vender sus bonos.

“Ofrecimos pagar precios de Brasil, que el año que viene se estima que va a tener investment grade (grado inversor). O sea que el mercado nos ve con un riesgo como el de Brasil o mejor”, manifestó Sténeri.

El peso de la deuda con relación al PBI es actualmente de 71% en términos brutos y de 43% en términos netos. Los guarismos actuales suponen una caída de 30 puntos en relación a este indicador al comienzo de la administración de la izquierda.

Astori dijo al cerrar que, debido al “éxito” de la operación, “no se descarta” recomprar deuda a más largo plazo para dar mayor oxígeno al manejo del presupuesto.

Añadió que de esa manera la izquierda está “administrando la deuda” para invertir todos los ahorros que se generen al “gasto social”, respondiendo a las críticas sindicales que lo acusan de priorizar el pago a los organismos internacionales de crédito.