Estado e información parcial dificultan el acceso al crédito

La ausencia en los países de la región de información positiva y negativa sobre el desempeño como deudores de la población más humilde, las pequeñas y medianas empresas, es uno de los factores que impiden que lleguen a esos sectores financiamiento mediante crédito o inversión, según un estudio del Banco Mundial.

La economista jefa del Banco Mundial para el sector de operaciones y políticas financieras, Margaret J. Miller, identificó ayer las debilidades que encontraron en la región para que los sectores más débiles de la sociedad tengan un acceso eficiente a financiación.

Mencionó a “la fragmentación de la información entre diferentes segmentos de la economía” como otro obstáculo y, aunque dijo que su diagnóstico no refería específicamente a Uruguay o a cualquier otro país, sino a la región en conjunto, avanzó en las conclusiones del estudio.

“Muchas veces la regulación de la actividad (económica o financiera de un país) no está desarrollada al nivel que podría estarlo, lo que hace que el consumidor no tenga una protección efectiva de sus datos personales”, dijo.ç

Agregó que “las leyes en América latina son similares a las de Estados Unidos y Europa, pero hay una diferencia en las instituciones que las ejecutan, lo que hace que la protección efectiva al consumidor sea distinta” en uno u otro lado. Comentó que en muchos casos “hay falta de recursos y debilidad de las instituciones públicas, lo que es un área para reforzar”.

Ilustró que las dificultades de las personas más humildes, las pequeñas y medianas empresas, para acceder al crédito o financiamiento, es tan común en América latina como en Estados Unidos.

La experta, autora del libro “Informe de sistemas de crédito y de la economía internacional”, llegó a Uruguay para participar de unas jornadas sobre Protección de datos personales, actualidad y perspectiva, organizadas por el Instituto de Derecho Informático de la facultad de Derecho de la Universidad de la República.

“En el Banco Mundial nos interesa este tema de protección de datos y más ampliamente el de información crediticia, porque nos parece una forma efectiva de fortalecer los mercados financieros, especialmente, los de crédito”, dijo en una rueda de prensa realizada ayer en la Embajada de Estados Unidos en Montevideo.

Añadió que su labor está centrada en “permitir un mayor acceso a los servicios financieros de las personas de más bajos ingresos, también de empresas pequeñas y medianas; como decimos, democratizar los mercados de crédito”.
Observó que hay países que se concentran en la “información negativa”, incumplimientos, moras, atrasos de pago de obligaciones, pero no llevan un registro de “información positiva”, el rigor para cumplir y, con un registro de respeto a las obligaciones, aislar situaciones excepcionales como tales y no como registro de inconductas.

“Puede establecerse lo que nosotros llamamos garantías de reputación, ser un buen pagador durante un período de años de cumplir con obligaciones que asumió, y esa es una garantía que tiene valor en el mercado y que permite a personas sin garantías reales, acceder a créditos”, explicó.

Advirtió que en los países donde sólo existe información negativa, sin información positiva o consideraciones de incumplimientos excepcionales, el sistema de crédito se encarece porque limita las consideraciones de riesgo.
Consideró que los registros de información sobre el cumplimiento de los deudores en poder del sector privado y público no son excluyentes sino complementarios, y deben aportar información en conjunto para, entre otras cosas, “democratizar el crédito”.

“Al mismo tiempo, desde las instituciones financieras la información crediticia abierta ayuda a incentivar, a motivar el cumplimiento con las obligaciones”, aseguró.

Miller confesó que no conoce el sistema legal uruguayo sobre inversiones o créditos externos, y tampoco las exigencias de Estados Unidos para alcanzar acuerdos sobre inversiones con otros países.

Estados Unidos y Uruguay anunciaron que iniciaron la discusión de un acuerdo sobre inversiones externas, lo que otorgaría a este país una distinción respecto a sus socios del Mercosur para avanzar en acuerdos bilaterales de comercio e inversiones.

La funcionaria dijo que “en este momento estamos en el proceso de hacer un trabajo de investigación con países de distintas regiones del mundo, algunos de América latina, pero no está Uruguay, para ver si efectivamente una ley de sigilo (secreto) bancario hace posible el desarrollo de la actividad de una oficina de crédito”.

“Lo que hemos encontrado es que hay casos, por ejemplo Suiza, que es bastante fuerte en materia de sigilo bancario, donde hay oficinas de crédito que funcionan”, afirmó.