Estados Unidos sale de recesión y en Uruguay dólar retoma baja.

La expansión tan esperada puso fin a cuatro trimestres consecutivos de contracción económica.

Sólo 24 horas después de una fuerte caída de las Bolsas y de los precios de commodities -que en Uruguay había llevado al alza al dólar y a una caída de los bonos- por la aversión al riesgo de los inversores, el dato divulgado ayer del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos revirtió ese escenario. Las Bolsas se recuperaron ayer (ver página A 14).

Analistas del exterior consultados por El País señalaron que seguramente el crecimiento en la economía estadounidense seguirá pero alguno expresó dudas para el segundo y tercer trimestre de 2010.

Los efectos en Uruguay se vieron por el lado de la mayor suba del precio de los bonos globales de deuda en el año y una caída de 0,82% en el valor de la moneda estadounidense.

El dólar interbancario fondo volvió a ubicarse por debajo de la barrera de los $ 21 ayer, al operarse a $ 20,929 en promedio. La divisa acumula un retroceso en octubre de 2,43%, mientras que en el año ha cedido un 14,05%. El Banco República (BROU), en tanto, redujo 25 centésimos la cotización al público del dólar hasta $ 20,55 a la compra y $ 21,15 a la venta.

El Banco Central hizo fuertes compras de dólares para evitar una mayor baja (ver aparte).

FIN DE LA RECESIÓN. El jefe de investigación del banco de inversión BCP Securities de EE.UU., Walter Molano dijo a El País que los datos del PIB estadounidense del cuarto trimestre de este año y del primero del próximo «van a ser todavía mejores dado que la economía había colapsado tanto hace un año atrás».

Evaluó que para los siguientes trimestres de 2010 «hay algunas dudas» pero cree que los datos igual «van a ser buenos».

Aldo Lema, economista jefe del Banco Security de Chile dijo a El País que «los países desarrollados cayeron hasta el primer trimestre, se estabilizaron en el segundo y desde mediados de año volvieron a crecer. Ni en Estados Unidos ni el mundo puede descartarse una recaída, pero la probabilidad que ocurra parece muy baja. Tanto Estados Unidos como el mundo podrían crecer en 2010 por sobre su promedio».

En tanto, Nariman Behravesh de IHS Global Insight dijo a la agencia AFP que «la recesión terminó, pero no hay que dejarse engañar por las cifras: el ritmo verdadero de la recuperación es todavía muy débil».

El departamento de Comercio indicó que el crecimiento de 3,5% se debe en gran parte al aumento en el consumo de los hogares, que avanzó 3,4% respecto al trimestre previo. En ello colaboró el programa de baja de impuestos del gobierno.

«Es una noticia bienvenida y es la indicación de que esta recesión se está disipando y que las medidas que adoptamos tuvieron efecto», dijo el presidente de EE.UU. Barack Obama según un discurso distribuido por la Casa Blanca.

«Pero sé también que tenemos todavía un largo camino que recorrer antes de que nuestra economía se recupere totalmente», agregó.

El secretario del Tesoro estadounidense Timothy Geithner dijo por su parte que para los desempleados la recesión sigue «viva y es aguda».

VOLATILIDAD. Según Lema, la aversión al riesgo y las volatilidades que se vieron en los países emergentes estos días se dieron por «la típica etapa de escepticismo que sigue a las recesiones y a las crisis, y que se caracteriza por una fuerte batalla mediática y financiera entre pesimistas y optimistas».

Afirmó que «la realidad debería darles la razón a los optimistas. La reactivación se debería seguir afianzando impulsada por la elevada `expansividad` de las políticas macro (sobre todo monetaria), la reactivación del crédito y el retorno de las megatendencias previas (alto crecimiento, presiones deflacionarias y excesos de ahorro en Asia, tasas de interés bajas en el mundo)».

En tanto, Molano cree que pasada esta volatilidad, «Uruguay está en una situación complicada dado que se ha apreciado el peso y va a seguir esa tendencia» lo que pone en dificultades al sector exportador. Afirmó que la economía se «recuperará fuerte» el año próximo y eso traerá «presiones inflacionarias y más apreciación del peso porque el BCU deberá elevar la tasa de interés».