Estiman que la DGI recaudará US$ 115: más con la reforma

El director nacional de Rentas, Eduardo Zaidensztat, estimó que la Dirección General Impositiva (DGI) recaudará en el entorno de US$ 115 millones más por año a partir de la entrada en vigor de la ley que establece una profunda transformación de la gestión de esta administración tributaria.

La reglamentación de la ley de mejora de la gestión de la DGI fue aprobada en noviembre de 2003 en el Parlamento con el apoyo de todos los sectores políticos y entrará en vigencia a los 30 días de que se enviada a la Comisión Permanente por parte del Ministerio de Economía, hecho que podría ocurrir la próxima semana.

Zaidensztat aseguró que con una “correcta” aplicación de la reestructura, la recaudación del organismo se incrementará, en términos reales, “en no menos de 5%”.

En tal sentido, “dijo que ello equivale a estimar que se obtendrán, en una fase inicial, unos US$ 115 millones adicionales, teniendo en cuenta que la recaudación proyectada para todo 2004 alcanzará a US$ 2.300 millones ($ 66 mil millones)”.

A su juicio, “esto significa que el próximo gobierno podrá destinar más de US$ 100 millones a mejorar la educación, la salud, la situación de la Justicia y de la Policía y la calidad de vida de los sectores más carenciados”.

Por otra parte, sostuvo que con la reestructura proyectada la DGI pasará de 0,85% a 1,5% de presupuesto ejecutado para atender

gastos de funcionamiento, inversiones en el área informática, capacitación de recursos humanos y retribuciones.

Precisó que aún así el ratio promedio está por debajo del 2% que utilizan los países desarrollados en el gasto de una administración en función de lo que recauda.

En la reforma de la DGI se establece que sus trabajadores se someterán a un régimen de incompatibilidad en consonancia con una remuneración extraordinaria.

Zaidensztat afirma que fue diseñada “por el bienestar de una sociedad que tiene que vivir con un equilibrio presupuestario”.

Agregó que para lograrlo “se impone contar con recursos humanos calificados, dedicados de cuerpo y alma para que los contribuyentes paguen lo que corresponden y, fundamentalmente, combatir la evasión”.

Si bien consideró que toda reforma “es perfectible”, expresó que con el proyecto se marcó el rumbo que debe seguir un organismo recaudador que “debe mejorar su eficiencia”, aspecto que a su entender “está fuera de discusión”.

La DGI concentra el 70% de la recaudación del Estado y controla a unos 200 mil contribuyentes.

De acuerdo a las previsiones de Zaidensztat, el organismo recaudará este año US$ 470 millones más en comparación con los ingresos obtenidos en 2003, que ascendieron a US$ 1.870 millones.