Estudian aumento de las tarifas de UTE por crisis

Los ministerios de Industria y Economía comenzaron a analizar junto a UTE un aumento de las tarifas de la empresa porque el costo de abastecer la demanda eléctrica supera ampliamente las previsiones. En lo que va del año el gasto en combustible para generación ya pasó los U$S 160 millones.
El panorama sigue complicado porque UTE comenzó a recurrir a las reservas de agua del Río Negro; el consumo tocó el martes su máximo en lo que va del año y no hay previsiones de lluvias importantes en el corto plazo.
Además la crisis energética se complicó ayer porque Argentina disminuyó a solamente 150 megavatios su aporte a Uruguay. De esta forma, se perdieron 200 megavatios. Se debió a los picos de demanda del país vecino y a que en la vecina orilla las centrales debieron dar prioridad al consumo interno porque la central atómica de Atucha salió de servicio para mantenimiento, explicó Gerardo Rey, director de UTE.
En este contexto, ya hay «claras señales» de que los sobrecostos para satisfacer la demanda dejaron de ser coyunturales para ser estructurales, explicó Rey. UTE pretendía subir una sola vez las tarifas este año. En febrero pasado ya incrementó sus precios un 4,4%.
UTE analiza aumentar las tarifas ante suba de costos por la sequía Escenario. La empresa prevé que su gasto en combustible llegará, en el mejor de los casos, a US$ 190 millones


Ayer se dio el mayor consumo eléctrico del año, mientras Argentina redujo sus envíos para poder atender demanda interna

El ajuste de las tarifas de UTE está cercano. La empresa ya lo analiza con los ministerios de Industria y de Economía porque el costo de abastecer la demanda eléctrica está superando ampliamente sus previsiones y en lo que va del año ya pasó los U$S 160 millones.

El panorama sigue complicado porque UTE comenzó a recurrir a las reservas de agua del Río Negro, el consumo tocó el martes su máximo en lo que va del año y no hay previsiones de lluvias significativas en el corto plazo.

Gerardo Rey, director de UTE, explicó a El País que en el escenario más optimista el piso del gasto de este año será de U$S 190 millones. Pero ese escenario prevé que haya precipitaciones significativas que permitan generar fuertemente en las represas, que no están pronosticadas hasta hoy.

Ayer la situación se complicó porque Argentina disminuyó a solamente 150 megavatios su aporte a Uruguay, perdiéndose 200 megavatios. Esto se debió a los picos de demanda del país vecino y a que allí las centrales debieron dar prioridad al consumo interno porque la central atómica de Atucha salió de servicio para mantenimiento, explicó Rey.

El suministro de Brasil está básicamente cortado porque si bien pasaron algunos megavatios por Livramento durante algunas horas del domingo, todavía no han fructificado las tratativas para que centrales a carbón norteñas generen para Uruguay.

En este contexto ya hay «claras señales» de que los sobrecostos para satisfacer la demanda dejaron de ser coyunturales, explicó Rey. UTE pretendía subir una sola vez las tarifas este año. En febrero pasado incrementó sus precios 4,4%.

Ayer sobre la hora 13 la demanda se satisfacía con 258 megavatios aportados por la central Batlle, La Tablada aportó 202, pequeños grupos diesel 6,7, la central de Maldonado 19, Salto Grande 177, Gabriel Terra 91, Baygorria 75 y Palmar 157 a los que se sumaron los 150 que envió Argentina, de acuerdo con datos a los que accedió El País.

Rey dijo que los embalses del Río Negro tienen reservas para unos 50 días. El embalse de Gabriel Terra, el más importante del país, caerá algo pero mejorará con lluvias que están previstas para el fin de semana.

Está previsto que este año el consumo se incremente entre 4% y 6%, en línea con el aumento de la actividad económica esperada.

El incremento del uso de electricidad por estas fechas, además de vincularse con el mayor frío tiene que ver con que los calefones de los edificios de apartamentos demoran más tiempo en calentar el agua y demandan más energía eléctrica.

Estos aparatos representan el 28% del consumo residencial, que a su vez es el 45% de la demanda total del país.

Enrique Topolansky, presidente de la delegación uruguaya en Salto Grande, confirmó que se espera un junio seco.

Independientemente de que se registren lluvias en Salto Grande se espera un caudal promedio diario hasta el miércoles 31 de mayo de 625 metros cúbicos por segundo, que permite una generación mínima en la represa.

A su vez la cota se aproxima a 30 metros, nivel que obliga a atender el suministro de agua potable a Salto y Concordia e impide regular durante el día su uso para atender picos de demanda.