Europa aseguró que respaldará a grecia pero no dijo cómo lo hará.

Los líderes europeos ofrecieron ayer a Grecia respaldo moral -pero no dinero- al intentar calmar las conjeturas de que la crisis de la deuda helena podría extenderse a otros países y perjudicar al euro.

Los gobernantes, reunidos en Bruselas, prometieron «tomar medidas decididas y actuar de forma coordinada, de ser necesario, para salvaguardar la estabilidad financiera en la zona del euro en su conjunto«. Sin embargo, no explicaron detalle alguno sobre lo que harían para evitar que el país incurra en el impago de su abultada deuda.

Mientras que el euro encara su crisis más grave desde su nacimiento en 1991, el presidente del Banco Central Europeo Jean-Claude Trichet dijo que vigilará el cumplimiento de las promesas del gobierno griego de reducir sus gastos, e incluso impondrá restricciones adicionales de ser necesario.

«Pueden contar con nuestra vigilancia permanente«, indicó. Además, los líderes pidieron al FMI -con su amplia experiencia en supervisar rescates de este tipo- que asesore al gobierno griego, aunque los dirigentes europeos descartaron que Grecia acepte un crédito de contingencia del organismo así como Hungría, Rumania y Letonia, que están fuera de la zona del euro.

iceberg. La crisis griega es la punta del fenómeno que ha sacudido a los gobiernos del mundo desarrollado en los últimos tres años de agitación económica, a medida que aumentaban sus déficit al rescatar a los bancos y aumentaban el gasto social para estimular sus economías.

El primer ministro griego George Papandreou dijo que su país «no necesitará ayuda«. Agregó que Grecia convenció a sus socios de la UE de que «somos serios«.

Un impago de la deuda soberana griega sería un duro golpe para la unión monetaria europea y el temor de que Atenas no pueda pagar su deuda hizo que los mercados exigieran mayores intereses por el dinero prestado a Grecia.

Además, los mercados temen que el contagio podría extenderse a otros países europeos, como Portugal y España.

Los ministros de hacienda examinarán la situación de la deuda griega en su encuentro del lunes y el martes en Bruselas.

Pese a la falta de detalles, muchos observadores creen que la UE tendrá que aclararlos con premura.

Operativa. El promedio industrial Dow Jones dio un salto de 106 puntos al verse apoyado por la confianza en que la ayuda a Grecia disipará una de las varias amenazas que los inversionistas perciben para la recuperación económica.

La mejoría se reflejó en varios sectores del mercado, pero los títulos relacionados con la energía y los materiales de construcción recibieron algunas de las mayores ganancias luego de que los precios del petróleo subieran por cuarto día seguido y de que un informe insustancial sobre la inflación en China insinuó que el país no tendría que ser más agresivo para frenar a su economía.

La rápida expansión de la economía china ha causado un repunte en la demanda de recursos naturales, y los indicios favorables sobre la inflación en ese país provocaron una mayor cotización en las compañías de materiales de construcción.

Las noticias alentadoras que han surgido sobre los empleos en Estados Unidos también apoyaron al mercado. (Ver nota aparte).

De acuerdo con analistas, un eventual remiendo en las finanzas de Grecia no será necesariamente suficiente para volver a tener una racha alcista de diez meses como la que comenzó a detenerse el mes pasado. Todavía persisten en el mercado preguntas sobre la forma en que la economía estadounidense funcionará una vez que el gobierno comience a retirar el apoyo que destinó para la recuperación del sistema financiero en los dos últimos años.

Las inquietudes sobre las maniobras de China para desacelerar su veloz crecimiento económico y las interrogantes acerca de posibles cambios regulatorios para la banca estadounidense siguen influyendo en el mercado. El índice Standard & Poor`s ha perdido 7,1% desde su mayor posición en 15 meses que tuvo a mediados de enero.

«Lo que verdaderamente ha destacado es cuán negativo se ha puesto el ánimo y cuán rápidamente se ha instalado. Para mí, eso sugiere un mercado muy nervioso«, dijo Max Bublitz, estratega principal de la firma SCM Advisors en San Francisco.

El Dow Jones saltó 105,81 puntos, el 1,1%, a 10.144,19. El S&P aumentó 10,34 unidades, el 1%, a 1.078,47, y el índice compuesto Nasdaq avanzó 29,54 puntos, a 2.177,41.

El indicador Russell 2000 de empresas pequeñas aumentó 9,64 unidades (1,6%) a 605,46.

Los precios de los bonos terminaron mixtos. El rendimiento del papel clave del Tesoro a 10 años, que se mueve en sentido contrario a su precio, subió a 3,73% respecto al 3,69% del miércoles.

El dólar se recuperó ante el euro, mientras el oro ganó.

El petróleo ganó 76 centavos y terminó con US$ 75,28 en la Bolsa Mercantil de Nueva York.

En otras bolsas del mundo, el índice británico FTSE 100 avanzó 0,6%, el alemán DAX cedió 0,6% y el francés CAC-40 perdió 0,5%. El mercado japonés no operó por feriado.

El parqué madrileño, el que más ha caído en Europa, volvió a bajar, esta vez 1,66%, para cerrar en 10.281,70 puntos.