Evalúan efectos de crisis en industria frigorífica.

El aumento del porcentaje de devolución de impuestos de 2,5% al 5,5%, la reducción de los aportes patronales y la rebaja de los costos energéticos fueron algunas de las líneas de acción que se manejaron en el encuentro.

El diputado nacionalista Álvaro Delgado informó a El Observador que la industria de la carne y el cuero perdió US$ 40 millones por la caída del porcentaje de devolución de impuestos aplicada a partir de la puesta en marcha de la reforma tributaria en 2007.

Por otra parte, Delgado –quien convocó la reunión a la que asistieron miembros de la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF) y Asociación de la Industria Frigorífica del Uruguay (Adifu)– planteó la posibilidad de que los certificados de devolución de impuestos puedan comercializarse con terceros y no únicamente en el circuito bancario, y que además se puedan cobrar de manera más acelerada.

Delgado indicó que actualmente existen 900 trabajadores del sector en el seguro de paro y que, según dijeron los empresarios en la reunión, no serán reintegrados a sus funciones en el corto plazo.

El vicepresidente de la CIF, Rodrigo Goñi comentó a El Observador que los últimos 500 trabajadores de los frigoríficos enviados al seguro de paro no se pueden atribuir a la caída de la actividad por la poszafra, sino que obedece a la crisis internacional.

Por su parte, Goñi señaló que los frigoríficos pedirán poder optar, como se hizo el año pasado, por realizar los ajustes contables de los balances por la variación cambiaria y no por el IPC. Goñi señaló que al considerar el año fiscal que culmina el 30 de setiembre –fecha de cierre de balance para las empresas del sector– se generó “una renta fiscal ficticia muy importante”, por la apreciación del peso frente al dólar en ese período.

La crisis financiera provocó una caída de entre 40% y 50% de los precios y dificultades para colocar la producción en el exterior, además de problemas para hacer efectivos el cobro de las ventas, señaló el industrial.