Evalúan eliminar exoneraciones de aportes patronales y fijar tasa baja

La comisión de la reforma tributaria, que trabaja en el ámbito del Ministerio de Economía y Finanzas, comenzará a definir “en estos días” la “viabilidad fiscal” de eliminar el régimen actual de exoneraciones de aportes patronales al Banco de Previsión Social (BPS) y aplicar a cambio un sistema de tasas más bajas que abarque a todos los rubros de actividad, revelaron ayer a El Observador fuentes oficiales.
Las exoneraciones de aportes actualmente abarcan a todos los sectores de actividad menos el comercio y algunas ramas de los servicios. El año pasado, el BPS dejó de recaudar cerca de US$ 140 millones por ese concepto.

La iniciativa, que corresponde a algunos integrantes de la comisión, pasará a formar parte de uno de los temas centrales de la reforma, cuyos avances fueron puestos de manifiesto ayer por el subsecretario de Economía, Mario Bergara, a una delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI) compuesta por especialistas tributarios que arribó en la víspera a Montevideo y permanecerá hasta el viernes 28.

La reforma tributaria se pondrá en marcha a partir del segundo semestre del próximo año con el objetivo de completar en 2009 la instauración del nuevo sistema que, entre otros elementos, incluirá la reinstalación del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), en sustitución del Impuesto a las Retribuciones Personales (IRP) y de otros tributos que también serán eliminados.

La misión del FMI, que en los próximos días mantendrá encuentros con las autoridades del BPS, la Dirección General Impositiva y la Dirección Nacional de Aduanas está integrada por el argentino Osvaldo Eschenone y los españoles Eduardo Ley y Diego Romera. El viernes se sumará el español Jesús Seade, jefe del equipo técnico que visita Uruguay y miembro de la gerencia del Departamento Fiscal del FMI.

Bergara manifestó ayer a El Observador que con la delegación del organismo internacional “se intercambiarán las ideas sustanciales” de la reforma.

Por otra parte, los informantes dijeron que el FMI “emitió una opinión favorable” respecto aplicar el IRPF –que será reincorporado en la reforma– sobre un modelo dual, que implicará que la renta de capital, como intereses de activos financieros o ganancias por venta de tierras, sea gravada con tasas fijas y más bajas que las que se aplicarán para la renta de trabajo (por ejemplo, ingresos por honorarios y labores tercerizadas).


BPS. Bergara informó que “existen elementos vinculados a los aportes de la seguridad social” que estarán incluidos en el “paquete” de la reforma. Señaló que “para terminar de armar el paquete” se esperará “el planteo” del ministro de Economía, Danilo Astori, quien regresará el 26 de octubre a Uruguay luego de culminar una gira por Europa.

Bergara dijo que todos los “lineamientos finos” de la reforma serán difundidos a fin de mes por Astori en el ámbito del Compromiso Nacional por el Empleo, los Salarios y la Responsabilidades, y que después se abrirá un plazo de un mes para que “los sectores interesados presenten críticas o sugerencias”.

Otras fuentes aseguraron a El Observador que la comisión “comenzará a evaluar” la propuesta de eliminar las exoneraciones patronales, con el objetivo de “crear un genuino sistema de financiamiento tripartito ”, basado en un “régimen equilibrado” de aporte obrero, patronal y del Estado”. Semanas atrás, Astori dijo que el régimen de exoneraciones será revisado en el marco de la reforma tributaria y se mostró partidario de mantener las exoneraciones consagradas en la Constitución, como la que refiere a la educación.

Los informantes señalaron que con el beneficio eliminado, se uniformizarían “a la baja” las tasas de aportación para todos los sectores de la actividad.

Actualmente, el aporte patronal en el sector privado sobre el sueldo del trabajador está integrado por el 12,5% de aporte jubilatorio, el 5% por cuota mutual y el 1% por concepto del IRP y el 0,12% por Fondo de Reconversión Laboral.

Además, el empleador debe pagar la diferencia de la cuota mutual si con el 8% (el 5% más el 3% que vuelca el trabajador) no se cubre el valor de monto equivalente a la cuota por Disse. En el sector público existen una disparidad en las tasas de aporte jubilatorio, teniendo en cuenta que en gran parte del sector público también es de 12,5%, pero las intendencias del interior pagan 16,5%, la de Montevideo 19,5% y algunos entes, como ANCAP y ANTEL, el 24%.

Respecto al IRPF, el FMI dio su veredicto favorable en torno a que ese impuesto sea instrumentado a través del esquema dual, similar al que rige en los países escandinavos, que establece un disímil tratamiento para la renta de capital y de trabajo.

Fuentes oficiales dijeron a El Observador que la tasa que se instrumentará para la renta de capital “se situará en el entorno del 10%”, en tanto que para la renta de trabajo el IPRF contendrá tasas progresivas que van de “10% a 25%”.

En este sentido, se tomó la previsión de adoptar para la renta de capital una tasa más baja a las progresivas –según la cuantía de los ingresos– que afectarán a las rentas de trabajo. Esta discriminación se funda en que si las rentas de capital se gravan con tasas altas, se corre el riesgo de que los depósitos se dirijan hacia otros países.

Asimismo, todavía no se llegó a una definición si se exonera de pago del tributo a los intereses de los depósitos de los no residentes, tal como se aplica en EEUU, también para evitar que los titulares de las colocaciones redireccionen su capital hacia otros países.

En materia de la renta al trabajo, las fuentes confirmaron que sin bien no se acordó cuál será el mínimo imponible el impuesto no “gravará el 60% del universo de los salarios que perciben los trabajadores que hoy está afectados con el IRP”.

Por otra parte, los fuentes indicaron que está “prácticamente definido” que la renta generada por los intereses de los títulos públicos no estará gravada por el IRPF.

El alcance de ese tipo de activos por el IRPF es considerado una señal altamente nociva para la inversión en el país.

POR MARCELO INVERSO DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR